Productores y exportadores solicitan $1.100 millones a Nación para sostener el plan sanitario frutícola

Desde Agricultura rechazaron el pedido de aportes no reintegrables. Preocupación por la falta de definiciones ante el avance de la temporada.



Productores y empresarios frutícolas están solicitando al Gobierno Nacional cerca de 1.100 millones de pesos para hacer frente a la compleja situación sanitaria que atraviesa toda la región del Valle de Río Negro Y Neuquén.

El pedido se formalizó días atrás teniendo en cuenta que los trabajos culturales que se relacionan con el control de la carpocapsa ya se iniciaron y, en poco tiempo más, todo el Valle estará en floración.

Según informaron desde la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), anualmente el sector privado sostiene el estatus sanitario con una inversión del orden de los 150 millones de dólares. Pero sólo con esos fondos no alcanza para realizar un buen monitoreo y control sobre la plaga de carpocapsa.

La producción de manzana debe tener muy buena calidad para ser exportada.

“Para la implementación del plan sanitario regional, en una superficie productiva de 37.000 hectáreas, es necesario contar con el apoyo de fondos del Gobierno Nacional”, destacó el titular de la CAFI, Agustín Argibay. El objetivo, agregó el ejecutivo, es asegurar las condiciones sanitarias de nuestra región para sostener las exportaciones actuales y aprovechar las oportunidades para crecer.

La asistencia solicitada por CAFI y la Federación de Productores, que incluyen fondos para la compra de trampas de confusión sexual e insecticidas, consta de dos partes bien definidas. La primera: un aporte no reintegrable por 549,2 millones de pesos destinada a productores comprendidos en el estrato de hasta 50 hectáreas, con máximo beneficio de 25 hectáreas. La segunda, un crédito a tasa subsidiada por 544,6 millones de pesos a productores con superficies productivas de más de 50 hectáreas.

Las urgencias para contar con estos fondos. y la falta de definiciones por parte de Nación. genera incertidumbre entre los distintos sectores de la actividad considerando la dinámica de la plaga. “Todavía no hemos recibido respuesta a nuestro pedido que fue solicitado hace un mes. Nos preocupa”, confió Argibay en otra parte de la conversación.

Complejo escenario

“Estamos en permanente contacto con los productores y empresarios del Valle”, señaló Guillermo Bernaudo, secretario de Agricultura de la Nación, en comunicación telefónica con “Río Negro”. El funcionario agregó que el Gobierno Nacional está en búsqueda del financiamiento por 500 millones de pesos pero que “la actual situación financiera es compleja” como para conseguir semejante monto en tan poco tiempo y sin garantías reales que respalden el requerimiento. Por otra parte, descartó la posibilidad de otorgar aportes no reintegrables aduciendo que la cifra solicitada no está disponible en ninguna partida presupuestaria del ministerio de Agricultura.

La carpocapsa genera enormes pérdidas económica en la actividad.

“Nosotros apoyamos el plan sanitario presentado por los distintos sectores, pero debe quedar en claro que son ellos los que deben llevarlo adelante. El apoyo que que ha dado el Gobierno Nacional en estos últimos años a la fruticultura del Valle ha sido enorme”, adelantó Bernaudo. Agregó que, si estuviesen los créditos disponibles del Fondagro, que tendrían que haber sido devueltos por los productores frutícolas el año pasado, el ministerio de Agricultura contaría hoy con fondos superiores a los 500 millones de pesos para ser reorientados a este tipo de demandas que hoy exige el sector. Bernaudo aclaró que en Río Negro pocos fueron los que cancelaron este crédito a tasa cero -por un total de 400 millones de pesos- que se dio en 2017 mientras que la mayoría de los productores neuquinos cumplieron con su cancelación.   

Datos clave

150
Son los millones de dólares que invierte todos los años el sector privado en la sanidad de la fruticultura del Valle.
417
Son los millones de dólares que exporta el Valle de Río Negro y Neuquén en cada temporada.

Propuesta técnica de CAFI y la Federación de Productores


El proyecto para mejorar las condiciones del sistema frutícola consta de tres ejes:

-Erradicación. Debido a que el programa de erradicación es voluntario se acordó realizar una encuesta respecto de la situación sanitaria de aproximadamente unas 4.000 hectáreas que no han actualizado los RENSPA estos últimos años. A partir de esta información, el objetivo es dialogar con los productores que poseen montes abandonados e informar la existencia de un plan de erradicación sin costo para ellos.

-Reconversión Productiva. Tiene por objetivo solucionar la situación de productores de alta vulnerabilidad. Estos productores se caracterizan por tener un manejo de sus montes que presenta deficiencias respecto a las prácticas culturales necesarias para un adecuado control de las plagas. Este eje representa un gran desafío social, técnico y económico para las provincias involucradas. Las provincias cuentan con distintos programas de financiamiento vigentes tanto para reconversión y diversificación frutícola, así como también para siembra de forrajes y maíz.

-Plan Sanitario. Busca mejorar aquellas parcelas que aún poseen características productivas, técnicas y económicas para continuar con la actividad frutícola y que, en la actualidad, por diferentes razones, poseen un porcentaje de afectación de plagas, que representan un problema a resolver. Dentro de este grupo de productores se pretende sostener en forma inmediata a aquellos que por su significativa vulnerabilidad corren el riesgo de salir del sistema.


Comentarios


Productores y exportadores solicitan $1.100 millones a Nación para sostener el plan sanitario frutícola