Próstata: el chequeo que no se debe olvidar

A pesar de que el cáncer de Próstata es el más frecuente en varones con 12 mil casos nuevos al año, pocos se realizan los controles anuales recomendados después de los 50 años. En el Día de la Salud Prostática, especialistas aconsejan consultas y dietas especiales.

Una de cada seis personas tendrá cáncer de próstata en algún momento de su vida, aseguran los especialistas al recordar que hoy es el Día Mundial de la Salud Prostática, y destacaron la importancia de los controles, la dieta y el diagnóstico temprano.
“El 40% de los hombres mayores de 50 años padecerá enfermedades prostáticas en algún momento, y ese porcentaje se incrementa con el paso del tiempo, hasta llegar al 80-90% a los 80 años”, aseguran Carlos Silva, oncólogo clínico y coordinador del área psicosocial de Liga Argentina de Lucha Contra El Cáncer (Lalcec) y Gonzalo Vitagliano, jefe del área de Oncología del Hospital Alemán.
Este porcentaje, a su vez, se incrementa con el paso del tiempo, hasta llegar a una cifra entre el 80 y 90 por ciento a los 80 años.


El cáncer de próstata (CAP) es el tumor visceral más frecuente en el hombre y fue la segunda causa de muerte en los mayores de 50 hasta el final del siglo XX, situación que se revirtió gracias al diagnóstico temprano. Actualmente, es la tercera causa de muerte luego del cáncer de pulmón y el colorrectal. En este sentido, los especialistas destacaron la importancia de la toma de conciencia sobre la prevención.


El agrandamiento de la próstata, conocido como hiperplasia prostática benigna, puede producir cambios en la micción: incremento en la frecuencia de las micciones (incluso por la noche), flujo débil e interrumpido, dificultad para orinar y limitaciones para vaciar la vejiga por completo. Estos síntomas se superponen con los del cáncer de próstata localmente avanzado.

Lo que hay que comer


Por un lado, a partir de la prevención primaria, que es “tener hábitos saludables”, lo que incluye la realización de actividad física y una dieta equilibrada.
De hecho, Vitagliano recomendó seguir una dieta que incluya verduras de la familia de las crucíferas (brócoli, repollo y coliflor) y vegetales ricos en omega-3.
Además, alimentos ricos en vitamina E (aceites vegetales, frutos secos y semillas, germen de trigo y granos enteros); en fibra, como los cereales integrales; en licopeno (tomate, pomelo rosado y sandía); o en selenio, como los frutos secos, mariscos, pescado, salvado de trigo, germen de trigo, la avena y el arroz integral.


También se agregan a la lista la soja, beber mucho líquido, evitar los picantes, el alcohol, la cafeína y cualquier sustancia que irrite el tracto urinario, además de disminuir el consumo de carnes rojas y grasas saturadas.
“Una dieta bien balanceada en términos de proteínas, de fibras y que no tenga demasiado contenido graso. Por eso es importante consultar con nutricionistas”, agregó Silva.

Los cuidados


Por otro lado, la prevención secundaria hace referencia a la detección temprana, la cual se se asocia a un mayor índice de curación. Esta se realiza mediante un control urológico a medida de cada paciente, teniendo en cuenta su edad y la presencia o no de factores predisponentes; y el examen digital rectal, popularmente conocido como tacto rectal, y el antígeno prostático específico son los pilares del diagnóstico.


La Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (Lalcec) recomienda el control anual urológico a partir de los 40 años a modo de prevenir y detectar la enfermedad en sus primeros estadíos.
“Estamos desarrollando una serie de programas desde el área psicosocial. Cualquier consulta se pueden comunicar con Lalcec o por mail al área psicosocial de Lalcec”, finalizó Silva.


Comentarios


Próstata: el chequeo que no se debe olvidar