“Protestas que se extralimiten” irán a la Justicia

Los piqueteros que quieran manifestarse en la Plaza de Mayo deberán informar a las autoridades competentes.



El gobierno nacional advirtió ayer que llevará ante la justicia a grupos que se “extralimiten” en protestas, a cuatro días de una nueva marcha anunciada por organizaciones de desocupados, uno de cuyos dirigentes sostuvo que están dispuestos a traspasar las vallas policiales.

Miembros del MTD Aníbal Verón, que desistió del corte en vías de tránsito, condición impuesta por el gobierno para iniciar cualquier forma de diálogo, llegaron a Casa Rosada con un pedido de reunión, pero no fueron recibidos por funcionarios.

“Sabían que veníamos porque lo hicimos saber durante el fin de semana a la Secretaría General, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Desarrollo Social. La nota es una excusa más para no dialogar, pero volvemos a dar un gesto y la presentamos”, dijo Juan Cruz Dafuncchio, referente del MTD.

Los grupos piqueteros reclaman, entre otros puntos, ampliación de los cupos de subsidios e incremento del monto por asignaciones de 150 a 350 pesos, posibilidad que volvió a ser rechazada por el gobierno.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, ratificó que el gobierno no tiene en estudio el incremento de subsidios, pero ponderó la decisión del MTD Aníbal Verón de suspender los cortes, sin precisión sobre las razones por las cuales los delegados no fueron recibidos. “No está previsto mejorar los planes sociales”, dijo Alberto Fernández a radio Aspen, y reiteró que cualquier manifestación en Plaza de Mayo debe ser realizada con previa autorización.

El gobierno bloqueó con una estrategia de saturación policial el viernes una manifestación multisectorial, realizada por universitarios, trabajadore del Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan y piqueteros, pese que no estaba enmarcada en cortes de vías de tránsito.

Oscar Kuperman, uno de los referentes del Bloque Piquetero Nacional, manifestó ayer la determinación de “pasar las vallas policiales” si el viernes, en la nueva marcha, las fuerzas de seguridad bloquean los accesos a Plaza de Mayo.

“Estamos decididos a pasar las vallas policiales. Nosotros vamos a peticionar y no queremos que exista este impedimento. No está en nuestro ánimo acampar”, dijo Kuperman, quien conduce la Coordinadora de Unidad Barrial (CUBa).

Los piqueteros intentarán el viernes llegar a Plaza de Mayo para expresar su repudio a la visita del presidente de Estados George W. Bush, prevista en noviembre, cuando se realizará en Mar del Plata la Cumbre de las Américas.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, sostuvo que las organizaciones de desocupados expresan objetivos políticos, desvinculados de reclamos sociales, y subrayó que el gobierno llevará a la justicia a los grupos que se “extralimiten” en protestas.

Por la tarde, en Posadas, donde arribó junto al presidente Néstor Kirchner, dijo que el gobierno dialogará con los grupos piqueteros cuando dejen de lado lo que consideró una “metodología de extorsión a la sociedad”.

“Uno tiene que plantearse la defensa de la sociedad cuando es objeto de una extorsión”, dijo el funcionario, y estimó que “eso es lo que me parece venían haciendo estos grupos hasta este momento”. (DyN)

Manifestante herido complicó a Fanchiotti

Un manifestante que fue herido de bala durante la “Masacre de Avellaneda” complicó ayer a uno de los dos acusados por el homicidio de los piqueteros Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, el entonces comisario inspector Alfredo Fanchiotti.

“Antes de recibir el impacto en mi rodilla izquierda vi frente a mí y de manera borrosa una persona agachada que tenía una gorra azul con un escudo”, aseguró ante el Tribunal Oral 7 de Lomas de Zamora Romelio Pérez, quien integró la manifestación del Movimiento de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón.

Pese a que Pérez admitió no haberle visto la cara a ese efectivo, su declaración complicó la situación judicial de Fanchiotti, dado que éste era el único efectivo de la fuerza que llevaba puesta una gorra al momento de los incidentes.

El ex comisario y su chofer, ex cabo Alejandro Acosta, se encuentran imputados por “doble homicidio simple y siete tentativas” en la causa que sigue el Tribunal lomense por los asesinatos de Kosteki y Santillán.

Entre casi el millar de fotografías y más de cinco videos que se mostraron durante el juicio oral, en ese sector donde comenzó la represión, el único oficial que se ve con la gorra era Fanchiotti. Declaraciones testimoniales anteriores de efectivos de la policía bonaerense habían asegurado que el ex comisario inspector fue el único oficial que llevaba gorra puesta al momento de los incidentes.

El piquetero fue herido con dos postas de plomo, una que atravesó su pierna derecha y dejó “sólo una cicatriz” y la otra que entró por su rodilla izquierda. (DyN)


Comentarios


"Protestas que se extralimiten" irán a la Justicia