Proyecto de parque histórico en el dique Ballester

El municipio de Cordero lanza la propuesta que busca interesados en financiarla.



BARDA DEL MEDIO (ACS)- El municipio de Contralmirante Cordero presentará hoy, a las 11, el proyecto para la restauración y puesta en marcha como centro histórico-recreativo el área donde se emplaza el Museo del Riego y la Producción. El diseño es un trabajo de un equipo de jóvenes profesionales rionegrinos.

La actividad de hoy está orientada “a interesar sponsors para financiar un ambicioso plan integral, sin que el municipio resigne el manejo” dijo el presidente del Concejo Municipal, Néstor Braun. Se necesitan al menos cien mil pesos para poner en práctica la primera etapa y unos 300.000 en total.

Junto al gobierno municipal y al equipo que coordina Javier Laurín, quien desempeña tareas para el Consejo Federal de Inversiones y varios museos, estarán funcionarios de la Secretaría de Turismo de la provincia, legisladores y el profesor Roberto Abel, quien reseñará el marco histórico del lugar. El encuentro se hará en el mismo museo.

Muchos gobiernos comunales se plantearon rescatar al museo, pero los medios económicos fueron una barrera insuperable. El actual gobierno de Braun se ocupó de la idea y con la asistencia del grupo interdisciplinario de Laurín se armó un proyecto integrador.

“Nos trazamos un camino; ahora sabemos adónde queremos llegar y aunque pasen años ya está proyectado qué va en cada espacio para respetar el conjunto” dice Laurín.

El proyecto Parque Histórico Dique Ballester se sustenta en cuatro pilares. El Museo -historia y observación-, Biblioteca y archivo histórico, Recreación y Turismo y proyecto arquitectónico. En la elaboración participaron Juan Agoni, Pablo Kozaczuk, Marcos Chazarreta, Patricia Canda y Valeria Alcón.

El grupo maneja como idea eje “el turismo desde los museos” no como edificios para guardar cosas viejas. Desde esta base han proyectado recuperar el predio para “explotarlo turísticamente, respetando el valor histórico”.

Otra arista es apuntar a convertirlo en un centro educativo no formal. “En la currícula de educación se contempla el conocimiento sobre canales de riego del Alto Valle y de hecho en séptimo grado las escuelas viajan a El Chocón. Este podría ser un lugar alternativo para divertirse y aprender” señala Laurín.

Desde su propia experiencia, los profesionales reconocieron su involuntario desconocimiento “de la historia del riego y de la fruta en el Alto Valle, cuando todo nace aquí en la bocatoma del dique”.

La concejala Elena Villalba “me llevó, hace unos meses, a ver el museo, pero antes de llegar me iba señalando ‘ahí comían, allá dormían, acá trabajaban tales sectores’ entonces no se puede desconocer que todo el predio es un museo. Por eso, hablamos de parque histórico” dijo Laurín.

El equipo se conformó con variados profesionales “porque cada especialidad tiene su visión y queríamos un trabajo integral”.

Arquitectos, una bibliotecaria especialista en fotografía antigua, una licenciada en turismo y Laurín cerraron el proyecto.

La municipalidad ya ha elaborado un folleto promocionando el proyecto bajo el título de Historia y Naturaleza juntas. Allí se esboza una explicación del nexo entre los distintos lugares de memoria colectiva que se proyectan potenciar como un paseo conjunto.

Se trata del dique, la bocatoma, la casa del intendente de riego, el comedor, el hospedaje, el reloj de sol, el faro, la trochita y el casco histórico. Está dirigido especialmente a los turistas de paso y a los estudiantes.

Un sitio con historia y naturaleza propia

El dique Ingeniero Ballester es una maravilla de ingeniería de 1910. Ingresar al predio es entrar en otro tiempo, pero la obra de diecisiete compuertas sobre el río Neuquén sigue siendo el corazón que bombea “la sangre hídrica para la mayor actividad económica de la zona”.

El proyecto se denomina “Parque Histórico dique Ballester”.

Propone un museo de sitio y la puesta en marcha del edificio de exposición y conservación, un nuevo espacio para exposición de flora y fauna, un inventario y protección de fotos, planos y documentos, la puesta en funcionamiento de una oficina de turismo, además del antiguo comedor, el hospedaje, la trochita, conexión de los diferentes elementos históricos existentes, cierre e iluminación del predio, utilización de los espacios verdes y restauración del puente peatonal.

El emprendimiento proyectado pretende contribuir a la conservación del patrimonio socio-cultural, a fomentar la “diversificación y crecimiento de la economía local” para reducir la dependencia del sector agropecuario.

Además, su concreción estimularía la hotelería, comercio, transporte, esparcimiento, artesanía, desarrollo y conservación patrimonial de ciertas áreas rurales.

Se estima que el predio, con múltiples servicios funcionando, podría producir ingresos anuales por 98.240 pesos.

La infraestructura existente en general es “buena o recuperable”. Una parte que necesita urgente tratamiento adecuado y clasificación es la documental.

Planos, fotos, biblioratos con documentación contable y una minuciosa información administrativa de la obra con legajos de personal, licitaciones y mucho más, se están deteriorando o, peor, desaparecen.

En fotografías se puede reconstruir la transformación del páramo que era el terreno, las inundaciones con las que había que lidiar durante la construcción del dique, y prácticamente cada avance en la obra. (ACS)

El pueblo de los trabajadores del dique

Barda del Medio es un pueblo integrado al ejido del municipio de Contralmirante Cordero y limítrofe con la provincia deL Neuquén, a la que se conecta por el puente-dique. La localidad es paso obligado para comunicar el portal de la Patagonia con la zona cordillerana o para que fluya el tránsito hacia el corazón del Alto Valle.

El área del parque histórico es un triángulo de unas once hectáreas que limitan al norte con la bocatoma de inicio del canal principal de riego, al este por la ruta nacional 151 y al sur por la ruta provincial siete.

Un relevamiento de la flora y fauna del área señala que hay 33 especies de aves habitando el medioambiente, más ocho o nueve migratorias.

En este marco hubo un pueblo pionero constituido básicamente por extranjeros que venían a trabajar en la obra de ingeniería. Tuvieron proveeduría, hospital, escuela, ‘boliches’, club, sala de lectura, comedor y hasta se proyectaban películas.

El comedor se quiere rescatar como anexo expositivo, donde se venderían artesanías y serviría para recrear, con equipamiento original de la época, el espíritu de encuentro social que tenía cuando las distancias eran inmensas. Se habilitaría una sala de té en el lugar.

La mayor atracción del lugar sería la puesta en marcha del tren de trocha angosta. Se podrían ofrecer paseos por el predio, con paradas en lugares estratégicos como el faro, el reloj de sol o el complejo de viviendas estilo inglés. El tren está compuesto por una locomotora tipo Dacauville y dos coches de pasajeros. La locomotora es la misma que se usó para el transporte de materiales durante la construcción del dique.

El proyecto prevé también la remodelación de la antigua vivienda del intendente de riego para brindar un servicio de alojamiento. Cuenta con un hall central, cocina, dos baños, cuatro habitaciones amplias, un sótano y un lavadero, además de pileta de natación.

El entorno natural lo conforman agua, suelo característico, fauna, flora autóctona, con la posibilidad de implementar actividades no convencionales como cabalgatas por un radio más amplio, senderismo, kayaquismo, tour fotográfico, campamento, paseos en lancha con motor silencioso para avistaje de flora y fauna aguas arriba del dique. (ACS)


Comentarios


Proyecto de parque histórico en el dique Ballester