Pymes petroleras solicitan que se declare la emergencia económica

Las cámaras de Río Negro y Neuquén que nuclean empresas de  transporte hicieron un pedido a Nación y a los gobiernos provinciales. Pretenden que se las exima de pagar impuestos en el periodo de pandemia por el coronavirus.





Las pymes de transporte vinculadas al sector hidrocarburífero de Río Negro y Neuquén solicitan a Nación y a los gobiernos provinciales que se declare la emergencia económica en el contexto de la pandemia por el coronavirus.


Fecene, la Federación que nuclea a las cámaras neuquinas, y la Casepe firmaron un documento que fue enviado al presidente, Alberto Fernández, y a los gobernadores Omar Gutiérrez y Arabela Carreras para que atiendan la demanda de la industria que atraviesa una crisis sin precedentes.


En el documento, señalan que en este periodo "priorizaron" el pago de salarios por encima de otras obligaciones con los impuestos nacionales provinciales y municipales. Por ello, solicitan la declaración de emergencia hasta el 30 de septiembre para eximirlos del pago de impuestos.


"Ante la situación de nuestras actividades en esta pandemia hemos priorizado los salarios de nuestros trabajadores ante otras obligaciones. Por ellos solicitamos que se tramite de forma urgente la Emergencia Económica y Financiera de nuestro sector, indican el documento.


En principio el pedido es hasta fines de septiembre pero pedir una prórroga si la situación del sector no se modifica. Las pequeñas y medianas empresas ha sido uno de los eslabones más afectadas desde el inicio de la pandemia. Más de una vez pusieron en duda la cancelación de los salarios por la falta de actividad y el atraso en los pagos de algunas operadoras.


Las Cámaras exigen que la emergencia se declare antes del 10 de julio, fecha límite para el pago de salarios y del aguinaldo "de manera que difiera los vencimientos de nuestras obligaciones y contribuyan a abonar haberes de nuestros dependientes", indicaron.


Comentarios


Pymes petroleras solicitan que se declare la emergencia económica