Qué hacer y qué no para educar a un cachorro

Enseñarles a convivir con nosotros no siempre es una tarea fácil. Para no perder el tiempo ni la paciencia, la instructora canina Natalia Larrosa da una serie de consejos.



Igual que las personas, los perros son seres únicos y distintos. Darles todas las herramientas y oportunidades para desarrollar su potencial genético es esencial.


Pero hay que tener en cuenta algunos consejos para no perder el tiempo ni la paciencia. “Para corregir algo o retarlos hay solo 3 minutos. Ese es el tiempo para que entiendan de qué les hablamos”, dice Natalia Larrosa, instructora Canina de Cipolletti. “Si mordió una zapatilla y pasaron 15 minutos, no sirve de nada retarlos. Si le enseñás a hacer pis afuera y lo premiás 10 minutos más tarde, tampoco sirve”, ejemplifica.


“Lo que está haciendo, bien o mal, se debe corregir o premiar en el momento y no acudir a ninguna agresión física. La gente pretende enseñar las conductas higiénicas refregando el hocico donde orinó. Eso está mal, porque el cachorro va a entender que está mal hacer pis. La próxima vez hará arriba de un sillón, o en la cama, porque no entendió la corrección”, asegura.


Lo mismo ocurre cuando llegamos a casa y vemos que el perro rompió algo. En ese momento no tiene sentido retarlo, porque el hecho ya pasó. “Al retarlos, los perros se achican y la gente piensa que el perro nos está entendiendo. Lo que el perro hace es achicar su tamaño al ver que lo amenazo, enojado. Pero en verdad lo que hace es no tener conflicto”, explica Larrosa.


Otro de los factores que los lleva a hacer destrozos es el crecimiento de los dientes. Como a los niños, a los cachorros les pican las encías generando molestias y ardor. Lo que los relaja es morder. Por eso rompen cables, calzados; es su manera de calmar la picazón. “Entonces, se les puede dar cosas para que muerdan. Una opción son sus propios juguetes, pero nunca una zapatilla vieja, porque no puede distinguir si es nueva o vieja”, explica la experta.


De todos modos, hay que saber que un cachorro sano es curioso, metido, olfatea y muerde todo; no se puede evitar que un cachorro sano esté quieto.


Recetas caseras

El olor los atrae más, es mejor olvidarse de la lavandina y utilizar una solución neutralizante que elimine cualquier rastro de pis o caca.
Receta casera:

2 tazas de vinagre blanco, 2 tazas de agua tibia y 4 cucharadas de bicarbonato.


Si hace en lugar inapropiado, se debe interrumpir la conducta sin castigo, se lo lleva a donde debe hacer y elogiarlo. El perro se despierta y hace pis, ese es un muy buen momento de enseñarle dónde tiene que ir.

Receta para cuando están cambiando los dientes: se puede preparar gelatina en cubitos de hielo y darle eso en el plato (la gelatina está hecha de cartílagos y le calma los dientes).


Comentarios


Qué hacer y qué no para educar a un cachorro