Racionalizan la exportación de gas por la crisis energética

Desde el lunes arrancan los cortes programados.



Minutos después de que el presidente Kirchner amenazara con “tomar medidas contra las empresas de gas que se niegan a invertir”, el gobierno anunció anoche racionalizar las exportaciones del fluido para evitar una crisis de abastecimiento y garantizar el suministro en el mercado interno. Los cortes programados de energía serán moneda corriente desde el próximo lunes, según se desprende de un informe de la secretaría de Energía.

A su vez, la racionalización podría derivar en un duro conflicto con Chile, quien ya anunció que no tolerará que “frenen el ingreso de gas argentino” y reclamó “que se respeten los contratos”.

La medida se tomó ayer a partir de la resolución 265 de la Secretaría de Energía, con el objetivo de evitar consecuencia sobre el abastecimiento mayoristas de electricidad.

Además, voceros del ministerio de Planificación Federal, anunciaron que “no va haber ningún tipo de aumentos en las tarifas de gas”.

La norma en su artículo 1 inciso “A” sostiene que se “suspende la exportación de excedentes de gas natural, que resulten útiles para el abastecimiento interno”. A su vez en el inciso “C” instruye a la subsecretaría de combustible que comanda Cristina Folgar, a diseñar un programa de racionalización de exportaciones de gas y del uso de la capacidad de transporte.

El plan debe prever un esquema de cortes útiles sobre los volúmenes de gas destinados a la exportación y a la generación de electricidad para exportar, en la medida necesaria para completar la inyección de los sistemas de transporte para abastecer al mercado interno.

La medida afectará especialmente a Chile y Uruguay que dependen del gas que importan desde la Argentina para su abastecimientos.

Según cálculos de las Secretaría de Energía existe un faltante de 5 millones de metros cúbicos de gas para abastecer la demanda interna. Ante esta situación se evalúa la implementación de un plan de racionalización en el mercado interno, que podría in

cluir cortes de energía entre las 8 y las 18 a partir del lunes.

El presidente Kirchner volvió a advertir a las empresas productoras de petróleo y gas que el Estado recurrirá “a todos los instrumentos” que estén a su alcance para que cumplan con las inversiones estipuladas y aseguren el suministro de gas y energía.

“No vamos a ceder a ninguna presión por fuerte que sea”, sostuvo el presidente.

El nerviosismo de anoche en la Rosada tiene motivos justificados: técnicos del Gobierno anticiparon días atrás que el crecimiento previsto para este año (las estimaciones oficiales hablan de un 7,5%) podría evaporarse en caso una crisis energética de dimensiones incontrolables.

El problema cubre ya a la producción del Noreste, de Cuyo, de Córdoba y comenzó a rebotar en la del Gran Buenos Aires. Muchas empresas no pueden firmar contratos de suministro ininterrumpido con los proveedores y, por lo tanto, han postergado sus proyectos de inversión.

Desde octubre y noviembre de 2002 hay decretos de aumentos selectivos en las tarifas de gas y electricidad, que hubieran permitido la indispensable inversión. Fueron parados por los jueces, la parálisis de los tribunales de segunda instancia y la negligencia del gobierno.

El propio Kirchner estaba al tanto de la eventual crisis no bien asumió, pero prefirió patear el problema para adelante. Hoy ya es demasiado tarde.

(Redacción Central, DyN y DPA)

Notas asociadas: Vuelven los viejos fantasmas Análisis: Un resultado de la imprevisión Chile exige que se respeten los contratos Sobisch contraataca  

Notas asociadas: Vuelven los viejos fantasmas Análisis: Un resultado de la imprevisión Chile exige que se respeten los contratos Sobisch contraataca    


Comentarios


Racionalizan la exportación de gas por la crisis energética