Reclamo por el pago de alimentos, una de las violencias de género centrales en pandemia

En Neuquén el incumplimiento de la cuota fijada es una de las causas que más tramitan en la patrocinio jurídico a víctimas que depende de Nación.

La violencia económica representa el 36,41% de las situaciones reportadas en el Observatorio de Violencia contra las Mujeres. Foto Florencia Salto.

La violencia económica representa el 36,41% de las situaciones reportadas en el Observatorio de Violencia contra las Mujeres. Foto Florencia Salto.

El incumplimiento del pago de la cuota alimentaria es una de las formas que adquiere la violencia económica de género. Quienes brindan patrocinio jurídico gratuito a víctimas en Neuquén capital aseguran que se ha vuelto “central” en el contexto de la pandemia.

“La situación de violencia económica hoy es el frente de los conflictos, porque es algo tan básico como poder darle de comer a tus hijos”, explicó la abogada Jorgelina Montero, una de las dos profesionales que integran el equipo.

Y agregó: “lo que antes podía ser algo de menor importancia, porque en una situación de violencia física y psicológica grave, quizás pasa a un segundo plano la violencia económica, hoy el no pago de la cuota se ha vuelto central. Los niños en la casa o las niñas en la casa requieren que las mamas tengan mucho mayor tiempo dedicado al trabajo de cuidado y que no puedan tener trabajo productivo, porque la situación no lo permite en función de las medidas de restricción o porque los niños y las niñas no están yendo a la escuela, o están yendo menos horas. Lo económico tiene un nivel de trascendencia altísimo”.

Según el informe 2020 del Observatorio de Violencia contra las Mujeres de la provincia, el 36,41% de las 8.260 situaciones reportadas en organismos del Estado correspondieron a este tipo de violencia.

Montero tiene en este momento 38 causas (supera el límite establecido, que es 35 por profesional) que involucran a 11 mujeres y 46 niños y niñas en total. Como la atención que brinda es un patrocinio integral, la abogada lleva no sólo la denuncia específica de violencia (que en la provincia se tramita como ley 2785) sino otras “aledañas”, como la cuota alimentaria, el divorcio, o llegado el caso también un legajo penal.

La vía de acceso al patrocinio es a través del Centro de Acceso a la Justicia (CAJ) que funciona como un espacio de "primeros auxilios en derechos". Allí se entrevista a la persona y se evalúa su derivación a las abogadas. "Hay mujeres que pueden necesitar no ser patrocinadas, sino asesoradas, porque lo que quieren es saber cuáles son sus alternativas en una situación de violencia, pero no quieren denunciar. Cada una está en su propio proceso, quieren saber qué hacer, adonde ir, o cómo poder resolverlo y se hace esa primera entrevista", agregó Montero.

El servicio no está pensado exclusivamente para mujeres sino para todas las diversidades sexo genéricas que atraviesen situaciones de violencia por razones de género.

Las dos profesionales asisten situaciones del área Confluencia, pero fundamentalmente de la ciudad de Neuquén. Este servicio, que depende de la administración nacional y pasó a la órbita del ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidades, no llega al resto de las localidades.

En marzo pasado, y tras tres años de sancionada la ley, se abrió la convocatoria para cubrir los cargos en el cuerpo de abogados y abogadas que brindarán patrocinio jurídico a víctimas de violencia de género, dependientes del gobierno provincial. De acuerdo a lo que se informó oficialmente los y las postulantes ya cursaron y rindieron los exámenes. Resta establecer el orden de mérito y la contratación. De los seis cargos prometidos, cuatro irán al interior.

¿Por qué es tan importante el acompañamiento jurídico especializado? Para Montero cuando las mujeres cuentan con un patrocinio "reparten la carga, el peso". "El patrocinio especializado una de las cosas que garantiza es amortiguar la violencia institucional que sufren las mujeres. Es este derrotero del que hablamos todas, sabemos cómo el Poder Judicial consume a las mujeres que van y denuncian. A todo eso hay que ponerle un nombre y el nombre es violencia institucional. El patrocinio jurídico o incluso el acompañamiento especializado, no sólo la abogada sino que existan profesionales de la psicología, de trabajo social, que las mujeres puedan sostener esas causas judiciales es acceso a la justicia, garantizar la tutela judicial efectiva, que sean oídas en el proceso que quieren llevar adelante, que su voluntad sea escuchada y poder poner en valor esa palabra", afirmó.

Planteó que la violencia "genera un arrebatamiento o una conculcación de sus derechos más básicos: el derecho a vivir una vida tranquila, el derecho de poder criar y tener la cantidad de hijos que quiera tener, o a no tenerlos, a poder hacer elecciones que tengan que ver con su desarrollo personal. El patrocinio lo que ayuda es a que esas mujeres estén en mejor posición para decidir y les da el valor de que puedan decidir ellas".

Quienes quieran consultar pueden dirigirse al CAJ, ubicado en Mitre 461, segundo piso los lunes, miércoles y viernes de 9 a 13. Los martes y jueves la atención es de forma virtual. También pueden llamar al 448-8279 o escribir un correo electrónico a la siguiente dirección: cajneuquencapital@gmail.com.

La municipalidad de Neuquén cuenta con un servicio de asesoramiento jurídico. Para comunicarse hay que contactarse al 299-5121506 o al 299-5940203.

Nos tenemos

El Socorro Violeta es un espacio de asesoramiento legal y acompañamiento ante las violencias machistas que sostiene la Colectiva Feminista La Revuelta y el sindicato docente ATEN. Ante la actual situación epidemiológica durante el mes de junio funcionará únicamente de forma virtual los martes de 14 a 16 y los jueves de 10 a 12. Quienes quieran contactarse deben enviar un correo electrónico a socorrovioleta2019@gmail.com y allí se coordinará el encuentro por videollamada.

Angie Acosta, una de las abogadas del equipo, sostuvo que durante la pandemia muchas de las situaciones que llegaron al Socorro fueron derivadas a la Línea 148 porque eran "urgentes", "de emergencia". "Además de mucha violencia institucional por parte del Poder Judicial", agregó.

Remarcó que "la escucha atenta modifica un montón" porque permite "visualizar las redes de contención con las que cuenta esa persona o que redes podemos construir conjuntamente. Ponerse fuerte para enfrentar toda la violencia institucional es muy duro. Que paradójico, necesitan acompañamiento para entrar al circuito de la violencia institucional y pedir que las protejan".

Afirmó que la Línea 148 "es muy efectiva por las operadoras, pero si ellas escuchan y el organismo encargado de recibir la denuncia no hace nada ahí hay un hueco insalvable."

Participan también del equipo profesionales de la psicología, sociología, del trabajo social y docentes.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Reclamo por el pago de alimentos, una de las violencias de género centrales en pandemia