Recomiendan otorgar cupo pesquero a una empresa

Tras más de cinco horas de intenso debate, el consejo asesor de pesca propuso que la firma Río Salado SA se quedara con las 1.700 toneladas de cupo disponible en el golfo.





Marcelo Ochoa

SAN ANTONIO OESTE (ASA).- Finalmente los integrantes del consejo asesor pesquero recomendaron ayer que las 1.700 toneladas de cupo disponible en el Golfo les fueran otorgadas a la empresa Río Salado SA, la firma integrada por socios marplatenses que adquirieron la planta de Camaronera, junto con dos buques que pertenecían a la firma. La decisión fue motivo de un extenso debate, que comenzó por la mañana y se extendió por más de cinco horas en el Ministerio de la Producción, ya que tanto los legisladores que integran la comisión de pesca, Adrián Casadei y Renzo Tamburrini, como el secretario de la producción de SAO, Jorge Sánchez Pino, y los referentes gremiales del Sindicato de Industrias de la Alimentación (Stia) y del de Marinería (Somu) pretendían desdoblar el cupo para darle lugar a las otras dos firmas oferentes, Golfo Azul y Culmar. El argumento a favor de esta postura era que la gran desocupación existente en SAO hacía difícil rechazar de plano ofertas productivas, y que tal vez diversificando las opciones se daría lugar a más cantidad de mano de obra a emplear. Sin embargo el poco pescado disponible para repartir hizo inviable esta posibilidad. Por otra parte el secretario de la producción de SAO propuso adelantar la redistribución del cupo total del Golfo, que se realizará en enero, para que las firmas que actualmente operan compitieran por su porcentaje junto con los nuevos proyectos, teniendo en cuenta que empresas como Pesca Austral poseen mucho cupo disponible (1.900 toneladas) y sólo emplean actualmente a 30 personas. Esa opción también se desestimó, pero en cambio se asumió el compromiso de no licitar en enero la totalidad del cupo, sino redistribuirlo entre las empresas que quedaron fuera de esta licitación (sumando el proyecto de Sierra Grande, que había sido impugnado) y las firmas actualmente activas en la zona. Con respecto a Río Salado, de los socios Carlos Casella (el abogado de la pesquera local Calme, de Alberto Castro Arán) y De Angeli, la posesión de la planta fue el dato relevante para que su proyecto fuera el elegido. Estos empresarios plantearon ofrecer como garantía esa propiedad e iniciar en septiembre la producción contratando 32 empleados de planta, a los que se sumarán los de marinería. A partir de enero propusieron llevar a 72 el número total de operarios y fileteros, e incrementar la cifra de marineros, porque uno de los tres barcos que ofrecen lo destinarían a la pesca de cuota social (capturas en plataforma nacional). Sin embargo los dos buques que le compraron a Camaronera sólo podrán ser utilizados hasta marzo, ya que para esa época caducará su vida útil, aunque los empresarios argumentaron que podrán ser reemplazados sin problemas.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Recomiendan otorgar cupo pesquero a una empresa