Recuerdo del juez Pessino





Señor Intendente Municipal, Víctor Hugo Gutiérrez, de Chos Malal:

La hojarasca de los álamos viejos fueron tapando la muerte injusta…

Las acequias daban de beber a enormes troncos que se retorcían de pena en las veredas y los pobres del pueblo se quedaban sin defensa y desamparados. La conjura perversa truncaba una vida digna. En su afán de justicia enfrentó a mandones y enrostró infamias. Había muerto asesinado en la Misa de Gallo el juez Don Emilio Pessino.

Otro valiente lleno de ideales caía en el territorio de Neuquén, rezaban los periódicos, y una lágrima caía en el rostro consternado de Alfredo Palacios. Lo lloraron sus amigos y su mujer. Sus diez hijos quedaban desamparados, su padre de 49 años se marchaba a encender su estrella. Los chenque del Mayal exhalaban un viento frío en los ventisqueros.

El Torreón observaba atónito.

La vida transcurrió, pasaron 90 años, con silencios dormidos y con pesadillas inconclusas. Y crecieron sus hijos y murieron sus hijos… y vinieron sus nietos y empezaron a envejecer. La historia estaba insepulta y dolía la ingratitud. Surge entonces el pedido como un mandato de los tiempos y llega al corazón de Hugo Gutiérrez y Sandra Sobarzo, hijos del pueblo, la voz de la conciencia ancestral, y en un esfuerzo por recuperar la historia surge la reivindicación del hombre muerto, honesto y cabal, defensor de los pobres. Los concejales del MPN y uno de Cambiemos acompañaron y una calle lleva su nombre: juez Emilio Pessino.

Su hija Argentina Luisa, de la mano de familiares, siente que se hizo justicia y perdona a los que por 90 años olvidaron y a los que sin conocer la historia denostaron.

Una vez más el tiempo da la razón al corazón. Regresó el juez Emilio Pessino para no irse más.

Descanse en paz.

Muchas gracias señor, intendente.

Hugo Pompeo Ferrari

DNI 4.622.128

Zapala


Comentarios


Recuerdo del juez Pessino