Rescate emotivo en clave de radio

La emisora de Salud Mental tuvo doble festejo.

NEUQUEN (AN).- "Todos tenemos que rescatarnos... Rescatate Braian!, aguante el gremio de Salud Mental", cantó Lorena, la vocalista de una banda de rock que ayer se sumó al festejo por el noveno aniversario de la radio Vida, del servicio de Salud Mental de hospital Castro Rendón.

Se puede jugar con las palabras y decir que este año la emisora sobrevivió a la desidia y que el de ayer fue un festejo doble: el del cumple y el de la continuidad de una iniciativa que hermana a pacientes, enfermeros y profesionales del hospital neuquino.

"Es una alegría enorme, estoy muy feliz por toda la gente que vino y por todo lo que hace la radio Vida", afirmó Cristina, una reconocida vendedora de diarios del centro neuquino que, con un mar de simpatía, agradece y no deja de agradecer la buena onda de todos los canillitas y de sus compañeros en el servicio.

"Gracias por invitarnos y por dejarnos tocar", dijo al aire Lorena, la vocalista de la banda roquera que se llama "Rescatate Braian".

A la fiesta fueron los integrantes del grupo fundacional de la emisora, un par de medios de prensa, Lolín Rigoni de las Madres de Plaza de Mayo, el director del hospital José Pino Russo, y artistas como Lorena y otros que se manejaron sueltos por debajo del gran parral que copa el patio.

"Por supuesto que estamos contentos; basta mirar las caras de quienes tenemos al lado para certificarlo", sostuvo Mónica Frola, una de las coordinadoras del taller que en principio dependía del Consejo Provincial de Educación y que desde abril quedó a cargo la subsecretaría de Salud.

El traspaso fue traumático porque no hubo ningún tipo de planificación. De un día para otro, el CPE sacó del presupuesto el sueldo de los dos coordinadores del proyecto y puso en jaque el funcionamiento de la 97,3. Si bien la radio siempre se mantuvo, pasaron varios meses hasta que los papeles estuvieron en orden. En ese lapso, hubo riesgo concreto de efectos sobre el tratamiento de los pacientes.

Por eso, el festejo de ayer -con una transmisión especial- fue abundante en abrazos y sonrisas. Es que nadie le sacó el hombro a la lucha y ayer, a puro esfuerzo y sentimiento, los mensajes de amor ganaron el aire. Bajo el parral sonaron cuartetazos y rock and roles y fueron muchos los que bailaron sin pudores, brindaron refrescos y comieron empanadas caseras "La verdad que no puedo quejarme, cuan-do peor nos van los cosas más unidos estamos", cerró Cristina, poco antes de que la fiesta estallara cándida y sencilla.


Comentarios


Rescate emotivo en clave de radio