Río Negro aprobó dos leyes para combatir el cambio climático

Son normativas para regular el etiquetado de vivienda y regular el uso de movilidad sustentable.El "polémico" tercer proyecto sigue en discusión.





El gobierno de Río Negro aprobó dos de las tres leyes que la gobernadora Arabela Carreras impulsó en la cruzada contra el fenómeno de la época: el cambio climático. Días atrás, la Legislatura convirtió en ley dos proyectos que buscan regular la intervención de la provincia en la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

Se trata de los proyectos de etiquetado de viviendas Edilicio y el que establece un Marco Regulatorio y de Fomento para la Movilidad Sostenible, los cuales fueron aprobados en forma unánime por la Legislatura Provincial, durante una sesión marcada por el retorno a la presencialidad plena de legisladoras y legisladores.

Ambas iniciativas surgieron de espacios de debate como la Mesa Interministerial e Interjurisdiccional de Eficiencia Energética de la Provincia de Río Negro (MEE), un órgano consultor coordinado por la Secretaría de Energía provincial, que también posee integrantes académicos y del sector privado con el fin de concertar políticas públicas energéticas con una mirada amplia y abarcativa.

La secretaria de Energía, Andrea Confini, celebró la aprobación de ambas iniciativas en el marco de un proceso de transición energética como el que estamos viviendo. “En este sentido es importante generar un marco regulatorio que pueda acompañar este proceso. Sabemos que la implementación de estas políticas se realizará de forma progresiva, para lo cual es necesario procurar desde el Estado la generación de instancias de articulación para que puedan vincularse entre sí las diferentes acciones sectoriales”, reflexionó.

“Nuestra gobernadora y todos los que estamos relacionados con el sector energético lo entienden de este modo. La gradualidad de estas acciones tienen que estar contenidas dentro de un marco y como políticas de Estado, para acompañar el desarrollo de las nuevas tecnologías tanto en lo que se refiere a la electromovilidad como en las diferentes maneras de alcanzar la eficiencia energética en las metodologías de construcción”, añadió.


Etiquetado edilicio


Se propone un procedimiento para la evaluación, caracterización e identificación del nivel de eficiencia energética de inmuebles existentes o en proyecto de construcción, sean públicos o privados, a fin de clasificarlos según su grado de eficiencia en el consumo global de energía primaria que se encuentra relacionado con su uso.


Consiste en aplicar una Etiqueta de Eficiencia Energética de Inmuebles cuyo formato, requisitos y procedimientos para la obtención, así como su vigencia, será establecida por vía reglamentaria.

Esta herramienta estará vinculada a un Índice de Prestación Energética (IPE), que es la cantidad estimada de energía primaria que demandaría la normal utilización de un inmueble durante un año y por metro cuadrado, satisfaciendo las necesidades asociadas únicamente a calefacción invernal, climatización estival y agua caliente sanitaria e iluminación, según niveles de confort establecidos por las mejores prácticas vigentes y estándares internacionales.


A rasgos generales, al igual que en los electrodomésticos, la clasificación del nivel de eficiencia energética alcanzado estará expresado en letras (con siete categorías), donde la letra A representará valores de IPE más bajos o mayor nivel de eficiencia, y la letra G valores de IPE más altos o menor nivel de eficiencia energética.


Además de los beneficios derivados de los ahorros en el consumo energético, aquellos inmuebles que promuevan inversiones que lo posicionen en los grados más elevados de la categorización, contarán con bonificaciones en el impuesto Inmobiliario, lo cual será determinado en la reglamentación de la normativa.


Movilidad Sostenible


El Marco Regulatorio y de Fomento para la Movilidad Sostenible aspira a incidir en el proceso de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, sean ellos directos o indirectos, provenientes del sector del transporte de cargas y pasajeros.

Este instrumento es necesario para establecer un contexto que direccione y promueva la transición del transporte basado en el uso de recursos no renovables (combustibles fósiles) hacia tecnologías basadas en el uso de energía eléctrica, celdas de combustible (hidrógeno), GLP o cualquier desarrollo futuro que pueda relacionarse con el uso sostenible del transporte de cargas y de pasajeros.


Polémica por el tercer proyecto


Seguirá en discusión el tercer proyecto, y que más polémica generó en el oficialismo, sobre la compensación que deben realizar las operadoras del sector hidrocarburífero por el exceso de emisiones de gases.


Energía On contó, semanas atrás, que el senador y mentor de Juntos Somos Río Negro, Alberto Weretilneck, descartó de plano la aprobación de esa inicaitiva en los términos que fue plantado.


Además le pidió disculpas a las empresas por no ponerlas al tanto y que se hayan noticiado del proyecto por publicaciones de este medio. Posteriormente, Carreras recogió el guante y aseguró que el proyecto se aprobará. Por el momento sigue en tratamiento parlamentario.


Comentarios


Río Negro aprobó dos leyes para combatir el cambio climático