River sufrió más de la cuenta, pero jugará otra final



El equipo de Marcelo Gallardo se metió en la definición de la Copa Argentina. Derrotó 2 a 0 a Estudiantes de Caseros (segunda división) en el estadio Mario Kempes de Córdoba y enfrentará a Central Córdoba de Santiago del Estero en la final.

Transpiró más de la cuenta, pero cumplió el objetivo. Incluso cuando está lejos de su mejor nivel, River gana. Esta constante que se repite desde 2014 con Marcelo Gallardo al mando, tuvo un nuevo capítulo anoche en la segunda semifinal de la Copa Argentina, en la que el Millo superó 1-0 a Estudiantes de Buenos Aires para meterse en la definición. Su rival será Central Córdoba de Santiago del Estero.

Hay varias razones para explicar el trámite parejo de ayer, donde el Pincha de Caseros estuvo lejos de ser conservador. Si bien tomó recaudos con cinco defensores en el esquema, tuvo situaciones de gol para dañar al rival. De la mano de Francisco González Metilli, Estudiantes generó sus mejores opciones y evidenció las grietas que el equipo del Muñeco suele mostrar a partir de su estilo vertical.

River dominó el balón pero le faltó precisión en los últimos metros. El gol de Javier Pinola en el minuto 47 del primer tiempo, tras un tiro de esquina, le permitió a la Banda abrir un partido que pintaba complicado.

En la segunda mitad hubo más espacios, porque el Pincha tuvo que salir a buscar el empate. Los ingresos de Juan Fernando Quintero e Ignacio Scocco no surtieron efecto, pese a que ambos tuvieron oportunidades de marcar.

En el último cuarto de hora llegaron las polémicas. Hubo un gol mal anulado a Santos Borré a instancias del juez de línea, un penal a Scocco no cobrado y otro tanto anulado a Estudiantes en tiempo adicionado.

Lautaro Díaz buscó la pelota en un rebote de Armani, pero Mauro Vigliano cobró falta en ataque cuando el jugador de Estudiantes empataba el partido. El juez hizo oídos sordos a la protesta y River liquidó el pleito en la última acción de la noche cuando Exequiel Palacios empujó la pelota al arco vacío.

Desde que Marcelo Gallardo dirige a River esta será su final número 15. Claro que la que más le importa a propios y extraños es la de Flamengo dentro de 8 días en Lima. En el cierre de la noche, una molestia en el hombro izquierdo de Enzo Pérez generó preocupación de cara al partido contra los brasileños.


Comentarios


River sufrió más de la cuenta, pero jugará otra final