Rousseff, entre juegos y política





LONDRES (DPA).- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dejó Londres tras cumplir una maratónica visita en la que hizo un llamado al mundo para “encontrarse en Brasil” en 2016, cuando Río de Janeiro organice los Juegos Olímpicos, y dejó mensajes políticos, resumidos en su oposición a una intervención militar en Siria y su apoyo al reclamo argentino por las islas Malvinas. Rousseff aprovechó su estancia de tres días en la capital británica para vender al mundo un Brasil “alegre, diverso y simpático”, y a la vez una potencia en expansión. “Brasil, país de los encuentros. Ven a celebrar la vida”, fue la consigna de la ambiciosa campaña turística que el país sudamericano lanzó en la capital británica, aprovechando la visibilidad que adquiere en la cita deportiva por ser el país de la próxima capital olímpica y organizar el Mundial de fútbol de 2016. Pero los elogios e intenciones expresas de estrechar lazos con el Reino Unido no impidieron que Rousseff ratificara su desacuerdo con una eventual intervención militar en Siria, lo cual es defendido por la comunidad europea y Estados Unidos.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Rousseff, entre juegos y política