Rumbo a la cumbre del cerro Acol

El ascenso demanda cuatro horas de caminata, en el Parque Nacional Lanín.



#

Al comienzo del sendero se atraviesa un bosque de raulíes.(Foto: Patricio Rodríguez )

Unos 15 kilómetros separan el camino vehicular donde se inicia la senda del cerro Acol hasta la cumbre de 1.800 metros de altura, desde la que puede apreciarse una perspectiva poco conocida de los lagos Lácar, Nonthue y Queñi, junto a las montañas circundantes.

La travesía demanda unas ocho horas entre ida y vuelta y requiere de los andinistas que cuenten con buen estado físico, ya que casi no hay descansos hasta alcanzar los 1.600 msnm.

En el recorrido se atraviesa primero un magnífico bosque de raulíes, una especie protegida luego de que fuera vorazmente comercializada por la excelente calidad de su madera. Su follaje desprendiéndose en esta época del año, con sus tonos amarillos, convierte al escenario natural en un espacio de disfrute como hay pocos dentro del Parque Nacional Lanín.

A medida que se gana en altitud empieza a predominar un bosque de lengas centenarias que aporta sus tonos rojos y cobrizos. Hacia el final, hay que atravesar una zona de mallines en altura y luego de lengas achaparradas (con una fisionomía más arbustiva, adaptada para soportar las inclemencias del invierno).

De allí en más queda el camino despejado hacia el pico por sectores de pasto y piedra que pueden estar cubiertos de nieve, en cuyo caso resultan muy resbaladizos. La llegada se vuelve un hermoso momento para fotos, mates y vianda y sobre todo para descansar, ya que todavía queda hacer el camino de regreso.

Es recomendable contratar un guía de montaña para realizar la caminata, más que nada en esta época del año en que el tiempo puede jugar una mala pasada. Adentrarse en medio de la cordillera sin las precauciones necesarias es un peligro.

Cómo llegar

El sendero se inicia en medio del camino vehicular que conecta la seccional de guardaparques de Hua Hum con la de Queñi, sobre un viejo camino maderero.

Para llegar desde San Martín de los Andes hay que transitar prácticamente en su totalidad la Ruta Provincial 48, de ripio y en mal estado, por lo cual es necesario arrancar bien temprano.

Hay que desviarse apenas unos metros después del Castillito Van Dorsser, cruzar el puente sobre el río Hua Hum y continuar el camino que conduce hasta el lago Queñi. En ese trayecto se encuentra un cartel que indica el inicio de la senda.

Qué llevar

y cómo vestirse

Trekking + Voy

Datos

Llevar agua (dos litros por persona debería ser suficiente) porque no hay arroyos de donde abastecerse. Además, chocolate negro, frutos secos y vianda. Cualquier infusión caliente siempre reconforta.
Vestirse con tres capas de abrigo (el cubre exterior debe ser impermeable), pantalón largo y botas de trekking, así como un par de medias de recambio por si hubiera nieve en la zona de la cumbre. También llevar gorro, guantes y buff o similar.

Comentarios


Rumbo a la cumbre del cerro Acol