Rusia apoya un aumento de producción en febrero

El próximo 4 de enero la OPEP se reunirá para definir su estrategia de recortes a partir del segundo mes del 2021. Aún no se conoce la postura de Arabia Saudita.




Preocupa a la OPEP que la situación en el Reino Unido se propague por el resto de Europa y vuelva a resentirse el consumo de petróleo. (Foto: gentileza)

Preocupa a la OPEP que la situación en el Reino Unido se propague por el resto de Europa y vuelva a resentirse el consumo de petróleo. (Foto: gentileza)

El mayor aliado y co-líder de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) aseguró tiene la intención de apoyar un mayor aumento en la producción en la próxima reunión del grupo que se realizará el próximo 4 de enero. Incluso en medio de una nueva cepa del coronavirus que genera preocupaciones sobre la demanda. 

Para Rusia lo lógico es hacer otro aumento de 500.000 barriles en febrero, lo que igualaría lo que la OPEP sumará en enero. Estiman que es un nivel de producción que no afectaría al mercado mundial de petróleo. 

Sin embargo no descartan hacer un aumento menor a ese nivel teniendo en cuenta las posiciones encontradas dentro del grupo de países exportadores. No hay que olvidar que el acuerdo alcanzado en enero no fue sencillo y hasta hubo amenazas de abandonar la OPEP por parte de algunos productores.  

El viernes 18 de diciembre el precio del Brent cerró en su valor más alto al pasar los 52 dólares por primera vez después de que la pandemia del coronavirus afectara fuertemente en el mercado petrolero. Los diversos anuncios de los laboratorios sobre la producción de las vacunas trajeron buenas perspectivas, sin embargo, esta semana se volvieron a sembrar dudas por la nueva cepa del coronavirus.  

El precio del crudo volvió a caer por debajo de los 50 dólares esta semana y desde entonces mantuvo un comportamiento inestable entre los 49,50 y los 51 dólares. Habrá que ver cómo evoluciona el virus en los principales países importadores algo que tendrá impacto en la demanda y podría cambiar la estrategia de la OPEP. 

El ejemplo más representativo es el Reino Unido que avanzó con un fuerte bloqueo en el sureste de Inglaterra y algunas naciones de Europa, Asia y Medio Oriente limitaron sus viajes hacia ese país. Esto anticipa una nueva ola de aislamientos para anticiparse a lo que podría ser un rebrote. 

Ante esta inestabilidad en el mercado es que la OPEP modificó su programa de reuniones y las adelantó para poder reaccionar más rápido a las alteraciones y poder hacer ajustes de producción graduales sin tener que hacer recortes brutales como el del comienzo del 2020.  

Aún no está claro si Arabia Saudita, el líder del grupo de países, apoyará un aumento en la próxima reunión. Vale recordar que el país no quería aumentar la producción en enero, pero lo acordó para mantener la paz dentro de la organización.  


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


Rusia apoya un aumento de producción en febrero