Región

Ruta 22 en clave Covid 19: cuánto mejoró la calidad del aire en el Alto Valle

Tres académicos investigaron cómo impactó la baja de circulación durante el confinamiento en la principal vía de comunicación de la región.

El Alto Valle de Río Negro y Neuquén constituye una región que incluye localidades del Valle Superior del río Negro y Valles Inferiores de los ríos Limay y Neuquén. El sector más dinámico de la región coincide con la zona de la confluencia de los ríos Neuquén y Limay, junto con el inicio del río Negro, donde se localizan varias ciudades de ambas provincias y donde se concentra una importante cantidad de población. Según el último Censo, realizado por el Indec en el año 2010, son más de 500.000 habitantes los que reúnen las ciudades de Neuquén, Plottier, Centenario (en la provincia de Neuquén), y Cipolletti, Fernández Oro, Allen, Cinco Saltos y General Roca (en la provincia de Río Negro).


Una de las características de este sector es su dinámica territorial en cuanto a la circulación continúa de personas, bienes y servicios hacia la Confluencia. Esto se explica en parte por la centralidad y especialización que tiene la capital Neuquina en ciertas funciones financieras, laborales, administrativas y de gestión general respecto del resto del conjunto urbano. Ejemplo de esa situación es el departamento General Roca (en la provincia de Río Negro), que se define más por los vínculos comerciales, laborales y sanitarios que su población mantiene con la capital neuquina que con Viedma, que es la capital de la provincia y que está ubicada a unos 500 km de distancia.

La menor circulación durante este confinamiento que empezó en marzo últinmo quedó claramente reflejada en la disminución del tránsito vehicular: ¿ésto cómo impactó en el deterioro que ya evidenciaba la calidad del aire en el Alto Valle?

El impacto de la circulación reducida

Desde lo ambiental, la dinámica que caracteriza a este sector del Alto Valle de Río Negro y Neuquén resulta importante dado que el desplazamiento continuo de la población incrementa el uso de distintos medios de transporte y por ende, el tráfico y la congestión vehicular. En ese sentido, los congestionamientos viales en las principales arterias que comunican los centros urbanos de la región contribuyen al deterioro de la calidad del aire.


El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) dispuesto en Argentina a partir del Decreto de Necesidad y Urgencia producto de la pandemia por el covid-19 produjo la paralización y disminución de un gran número de actividades humanas. Esto provocó que la circulación de personas que se movilizaban diariamente a lo largo del Alto Valle rionegrino y del conglomerado urbano Neuquén-Plottier-Centenario se viera notablemente reducida. Esto, en parte, fue producto del cese de varias actividades pero también del reemplazo de actividades presenciales por lo que se ha convertido en una referencia obligada en estos tiempos: el “teletrabajo”.

Esa menor circulación quedó claramente reflejada en la disminución del tránsito vehicular, que quedó restringida solo al personal esencial. Asimismo, se produjo una disminución de la gran mayoría de las actividades industriales, incluidos algunos sectores de la actividad petrolera, que contribuyen en gran parte a intensificar el tráfico vehicular de la región.


Aún con una circulación reducida en la región, la situación epidemiológica hizo más evidente que los límites entre las provincias de Neuquén y Rio Negro son solo físicos. Una prueba de ello fue el caso positivo de covid-19 que dio origen a un brote en la ciudad de Neuquén. El mismo se produjo por un efectivo policial de la provincia de Río Negro, que cumple sus funciones en la subcomisaría 82 en la localidad de Balsa Las Perlas (ubicada dentro del ejido de Cipolletti pero separada físicamente de su principal aglomeración urbana por unos 25 km).


Ese brote tuvo su primer caso el día 22 de mayo del corriente año a partir de un encuentro social del que participaron efectivos policiales y allegados, y dio inicio a una serie de contagios con cientos de personas aisladas y el cierre preventivo de un centro de salud de la ciudad de Neuquén (Policlínico ADOS). El comunicado del Comité de Emergencia Provincial de Neuquén del día 9 de junio expresaba “(…) ante la existencia de casos confirmados, el Ministerio de Salud cierra de forma transitoria y preventiva el Policlínico ADOS. Se dará el cierre de la Guardia, Consultorios Externos y toda actividad ambulatoria así como la internación.” Esto se produjo luego de la detección de cinco casos positivos relacionados con el brote de Balsa Las Perlas. Esta situación es un claro ejemplo de lo que expresó durante las primeras semanas de cuarentena el Dr. Pedro Cahn, infectólogo y miembro del comité de expertos del Ministerio de Salud de la Nación: “El virus no nos busca, nosotros salimos a buscarlo”. Las palabras expresadas por Cahn corroboran que la situación epidemiológica en la región se condice y explica en gran parte, por la circulación de personas entre ambas provincias.
Asimismo, el Decreto Nacional 576/2020 publicado el 29 de junio dispuso que tanto el aglomerado de la ciudad de Neuquén como el departamento de General Roca, en Río Negro “presentaban transmisión comunitaria sostenida” lo cual condujo a la toma de nuevas medidas y restricciones en la provincia de Neuquén, la cual decidió incorporar en ellas a las localidades de Plottier y Centenario. Por su parte, las medidas adoptadas en las localidades del departamento de General Roca fueron dispares. Lo interesante a destacar es que la medida anunciada desde Nación respondía a una situación sanitaria en común en la zona interprovincial de la Confluencia, producto de una realidad diaria que, tal como se mencionó supone la circulación constante de personas y la conexión entre estas ciudades valletanas.

El tiempo de observación

El confinamiento redujo el flujo vehicular interprovincial, situación que contribuyó a la disminución en los niveles de concentración de dióxido de nitrógeno (NO2 ) en el aire. El NO2 es un indicador de las emisiones provenientes de la combustión de combustibles fósiles y se lo asocia con el incremento de la mortalidad y morbilidad respiratoria. Su abundancia está muy relacionada a la quema de combustibles, en particular sus principales fuentes de emisión son el tránsito vehicular y aéreo y, la actividad de algunas industrias.


Promedio de Dióxido de Nitrógeno (NO2, en micro moléculas por metro cuadrado) obtenidos del satélite Sentinel 5p (ESA) para un sector del Alto Valle de Rio Negro y Neuquén durante períodos previos (8-19/03/2020) y durante el aislamiento obligatorio (20-31/03/2020 y 1-12/04/2020).


Para poder observar el impacto de este contaminante en la región se elaboraron mapas promedio de NO2 a partir del satélite Sentinel 5p (de la Agencia Espacial Europea) que muestran una disminución a partir del aislamiento social obligatorio establecido el 20 de marzo. Al comparar el promedio de NO2 entre las dos semanas previas (8 a 19 de marzo) con las dos primeras semanas (20 a 31 de marzo) del establecimiento del aislamiento obligatorio, se observa una significativa disminución de este contaminante en la atmósfera en varias ciudades de la región.

Esta disminución se profundiza en el período del 1 al 12 de abril en el cual se sostuvo el ASPO, con una disminución de entre 70 y 100% respecto al período 8-19 de marzo.
El restablecimiento de algunas actividades y de nuevos permisos de circulación incrementó nuevamente el tránsito vehicular, que había mermado considerablemente en las primeras semanas de la cuarentena estricta. Esto generó un aumento del NO2 en la región, que volvió a los valores iniciales, en particular en las localidades correspondientes a la provincia de Neuquén. Esto quedó demostrado en el mapa del 28 de julio al 3 de agosto.

La mejora de la calidad del aire

La información que brindan los mapas se complementó con datos del Observatorio Vial de la ciudad de Neuquén, que indican que la circulación por el puente carretero se redujo notablemente en todos los medios de transporte durante las semanas más estrictas de aislamiento, a excepción de la circulación en bicicletas. La venta de bicicletas ha tenido un aumento significativo en la zona como medio de transporte alternativo, ante las restricciones en el uso del colectivo.




Promedio de Dióxido de Nitrógeno (NO2, en micro moléculas por metro cuadrado) obtenidos del satélite Sentinel 5p (ESA) para un sector del Alto Valle de Rio Negro y Neuquén del 24/7/2020 al 03/8/2020


Esta es una situación que solo se explica en el contexto de la pandemia ya que en tiempos invernales la venta de bicicletas suele disminuir. En ese mismo sentido, la Dirección de Tránsito de la Policía de Neuquén, también registró que, desde que se dispusieron restricciones entre los puentes Neuquén-Cipolletti durante las primeras semanas de ASPO, la circulación disminuyó un 45% como consecuencia de la intensificación de los controles y la habilitación del paso solo para el personal de actividades esenciales.


Por su parte, los datos de la Cámara de Expendedores de Combustible de Neuquén y Río Negro muestran la disminución en la venta de combustibles en ambas provincias. Las ventas de combustibles descendieron en relación a febrero en los distintos tipos de combustibles: GO2 gasoil grado 2 (común); Go3 gasoil grado 3 (Premium); Premium y Súper. En la provincia de Neuquén, las ventas se redujeron un 27% en marzo y un 70% en abril, tomando como referencia las ventas de febrero. En la provincia de Río Negro el comportamiento muestra similitudes al de la provincia de Neuquén; las ventas se redujeron un 30% en marzo y en un 65% en abril.


Es decir, que abril demostró una caída sustancial en las ventas al público de combustibles tanto en la provincia de Neuquén como en la de Río Negro, con descensos del 65-70%. Si bien el descenso se produjo en todos los tipos analizados, se destaca la reducción en la venta de Premium en ambos casos. Estos datos permiten sostener que en el periodo de tiempo analizado y en coincidencia con la ASPO, la circulación vehicular ha mostrado un claro descenso y eso está en línea con la mejora en la calidad del aire analizada en esas fechas en la región.


Queda claro que la reducción de las emisiones de NO₂ en la región se encuentra muy vinculada a la menor circulación y menor tráfico vehicular debido al ASPO. Los mapas que acompañan el artículo muestran efectivamente un marcado descenso en la concentración de NO2. Esto se condice con la menor circulación de vehículos registrada por el Observatorio Vial y con el sustancial descenso en la venta de combustibles que se produjo en ambas provincias, en especial en el mes de abril, primer mes completo afectado por el ASPO. De manera que puede señalarse una vinculación entre estas situaciones y, por ende, corroborar el peso significativo que tiene la circulación vehicular en la emisión de contaminantes a la atmósfera.


El mejoramiento de la calidad del aire parecería tener un carácter transitorio y casi efímero, producto de medidas de un contexto marcado por el covid-19. De hecho, varios países que habían visto reducidas sus tasas de contaminación atmosférica, ya evidencian un repunte en las emisiones de dióxido de nitrógeno de la mano de la reactivación de algunas industrias y de la circulación vehicular. Algo similar evidencian los datos brindados por el Sentinel 5p en la región. Lo cierto es que estos cambios podrían ser el puntapié inicial para buscar alternativas en la movilidad, que sean menos contaminantes para la atmósfera.

Carolina Di Nicolo. Dra. en Geografía (UNLP)/ Lic. en Geografía. Dpto. de Geografía - Facultad de Humanidades – (UNCo)

Flavio Abarzua. Prof. en Geografía. Dpto. de Geografía - Facultad de Humanidades – (UNCo). Doctorando en Estudios Sociales Agrarios. (UNC)

Lara Della Ceca. Dra. en Ciencias Naturales (UNLP)/Msc. en Aplicaciones Espaciales de Alerta y Respuesta Temprana a Emergencias (UNC/CONAE)


Comentarios


Más Especiales

Ruta 22 en clave Covid 19: cuánto mejoró la calidad del aire en el Alto Valle