Salud, un privilegio para pocos



Carlos Imondi*


Durante estos años, el gobierno nacional dio muestras de entender la Salud como un bien de mercado, con ajuste, desinversión y desmantelamiento de programas nacionales, con disminución de partidas presupuestarias, falta de medicamentos, vacunas y como broche de oro han permitido la degradación de Ministerio de Salud a Secretaría.

Neuquén no es ajeno, hay una realidad que también nos golpea, por faltante de algunos insumos, como provisiones de medicamentos que fluctúan (como por ej la Metformina para la diabetes, implantes anticonceptivos subdérmicos, etc.), al igual que las vacunas, tan importantes para el cumplimiento de la totalidad del calendario de vacunación, evitando enfermedades inmunosuprimibles. Se ha incumplido casi dos años con la dosis de los 11 años de la vacuna antimeningocóccica y hay faltantes en los últimos meses de dosis para los 3 meses, 5 meses y refuerzo a los 15 meses respectivamente; y ni hablar de los precios de medicamentos que promediaron entre 300 y 400% de aumento.

Tenemos que recuperar en forma urgente el rol del Estado nacional fuerte, presente, comprometido para garantizar un modelo de salud más justo, inclusivo e igualitario.

Por otro lado y como consecuencia de la crisis económica y social, ha crecido en la población características demandantes en los Hospitales; persistiendo cada vez más un modelo asistencialista y medicalizado, paradigma de Salud que no acompaña a las necesidades de una ciudad en crecimiento. En Neuquén, del total de las consultas, más del 50% fue atendida por guardia (último indicador de la provincia, año 2017)

Si localmente le agregamos, poca accesibilidad por falta de profesionales para cubrir toda la demanda, condiciones laborales y sin sumar horarios vespertinos, el deterioro se incrementa día a día porque se termina privilegiando las urgencias en desmedro de la atención primaria de la salud (salud a contramano).

Por otro lado es indispensable rever algunos puntos del Convenio Colectivo de Trabajo, por no haberlo debatido oportunamente con todas las partes, ya que se lo lleva a una crisis aún mayor con paros, asambleas y movilizaciones continuas.

Para los que consideramos que la Salud es un Derecho Social innegociable, indelegable e irrenunciable, al igual que la educación y el sistema previsional. Tenemos que recuperar en forma urgente el rol del Estado nacional fuerte, presente, comprometido, para garantizar un modelo de salud más justo, inclusivo e igualitario.

*Médico. Equipo técnico de Salud. Ex director Hospital Ramón Carrillo, San Martín de los Andes.


Comentarios


Salud, un privilegio para pocos