Saludables y sabores exóticos



Dentro del rubro de los helados hay algo en donde casi todos se ponen de acuerdo. Por un lado, las modas, como el sabor maracuyá, que se instaló hace algún tiempo y, por el otro, los clásicos como los de dulce de leche, los chocolates, las cremas, la frutilla y el limón. Hay helados “light” con 0% de azúcar o elaborados con edulcorantes. Los funcionales, en sintonía con el auge de los alimentos saludables, se destinan a los consumidores con enfermedades, como los celíacos. En alguna oportunidad, la cadena “Pérsico” presentó el “Bellini”. Era una versión helada del trago creado por Giuseppe Cipriani, en el “Harry’s Bar” de Venecia (Italia) en 1948, y se preparaba con champán (o espumante en Italia) y jugo de pulpa de durazno. La propuesta duró apenas una temporada de frutas de carozo. Sabores exóticos se convirtieron en modalidades bastante habituales. Créase o no, en ciertos lugares los hay de queso roquefort, humita y paltas con nueces. La pastelería del hotel Four Seasons Buenos Aires prepara los “Dolce morte”, entre otros, una combinación de pepino con maracuyá, donde el sorbete se encuentra con trozos de pepino almibarado; el “Lemon fly” (limón, leche y jengibre caramelizado”) y el “Cabra con dátiles” (queso de cabra y dátiles macerados”). Los helados salados se presentan en pequeñas cantidades, con ciertos platos en restaurantes, cafeterías y heladerías, y están preparados con ingredientes vegetales, especias y hierbas. Acompañan comidas calientes, como carnes o ensaladas (la “capresse” lleva un helado de queso). Muchos restaurantes procuraron integrarlos en sus cartas de postres con un valor agregado diferencial al que se consigue detrás de un mostrador. En los que poseen máquinas para prepararlos, fusionaron ingredientes para crear sabores únicos, como el de limón con albahaca y menta, y mango y maracuyá. Con los respaldos de la Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines y la Federación de Trabajadores Pasteleros, un equipo argentino participó este fin de semana en la “Copa mundial del helado”, la cual se llevó a cabo en Rímini (Italia). La propuesta consistió en un helado salado de morrón asado y un sorbete de chocolate con té especiado.


Comentarios


Saludables y sabores exóticos