Sapag espera un aval para quedarse con la presidencia de la comisión de Energía

La senadora del Frente de Todos busca reemplazar a Guillermo Pereyra en un espacio clave para la provincia. Aguarda una respuesta de la alianza kirchnerista.



La posibilidad de que se discuta nueva legislación para Vaca Muerta le suma atractivo. Foto: archivo

La posibilidad de que se discuta nueva legislación para Vaca Muerta le suma atractivo. Foto: archivo

La presidencia de la comisión de Energía del Senado abrió una negociación al interior del Frente de Todos que, por ahora, tiene final abierto. La salida de Guillermo Pereyra (MPN) abrió una vacante que salió a reclamar otra representante de Neuquén, Silvia Sapag (Frente de Todos), aunque en su espacio político aún no le dieron el aval para ocupar ese rol clave para la provincia.

La legisladora electa el pasado 27 de octubre se reunió el jueves con el jefe del bloque, el formoseño José Mayans, para solicitarle formalmente la presidencia de la comisión. La respuesta fue que aún “no hay nada decidido”.

“Le dije que era de mi interés estar en la presidencia para defender el recurso y porque Vaca Muerta está en Neuquén”, indicó a este diario Sapag, quien sostuvo que la respuesta del senador fue que “en estos días se iba a tomar una decisión”.

La comisión de Energía estuvo en manos de Pereyra en los últimos seis años y adquirió especial relevancia en momentos donde Vaca Muerta comenzó a ocupar un rol protagónico en el desarrollo del país. La derrota electoral del MPN en las elecciones nacionales no sólo desocuparon la banca del dirigente petrolero, sino que vaciaron de representación al partido provincial, que se vio obligado a tejer una alianza con el rionegrino Alberto Weretilneck. Si se decidiera a ir por ese lugar, tendría el auspicio del exsenador y el propio gobernador Omar Gutiérrez.

En el Senado hay “usos y costumbres” que atentarían contra las intenciones de la senadora Sapag y podrían alentar, en cambio, las aspiraciones de Weretilneck u otros dirigentes por fuera del oficialismo.

La primera indica que, cuando finaliza su mandato un senador presidente de comisión, lo reemplaza quien actuaba como vicepresidente. En este caso sería José Rubén Uñac, peronista de San Juan. Otra de las costumbres, sin embargo, es la que promueve ceder a un partido opositor la presidencia de esa comisión.

El Frente de Todos ya se reservó, entre otras, la de Acuerdos y la de Presupuesto, que son aquellas por donde pasan las principales decisiones de la Cámara Alta.

“Yo le dije al senador que los usos y costumbres se pueden modificar”, aseguró Sapag, quien deberá esperar la decisión final en los próximos días. Su par de Juntos por el Cambio, Lucila Crexell, no tendría, por ahora, intenciones de presidirla, aunque sí anticipó a sus pares su deseo de integrarla.

En la Cámara de Diputados, Energía estuvo a cargo de Darío Martínez durante la gestión del macrismo y el legislador reelecto aspira a conservarla en el nuevo período.

Es seguro que el presidente Alberto Fernández buscará cambios en la actual legislación para alentar inversiones en Vaca Muerta y el lugar que tengan los neuquinos en sectores clave de ambas cámaras definirá buena parte de su participación en la letra chica.


Comentarios


Sapag espera un aval para quedarse con la presidencia de la comisión de Energía