Schwartzman y Podorska dejaron su huella en el 2020 del tenis argentino

Schwartzman y Podoroska se robaron todas las miradas del tenis nacional. Diego cerró el año entre los diez mejores del mundo y Nadia tuvo su despegue en el circuito de la WTA.

Diego tuvo el mejor año de su carrera.

Diego tuvo el mejor año de su carrera.

Diego Schwartzman, con su constante evolución que le permitió llegar a meterse entre los diez mejores del mundo, y Nadia Podoroska, con su sorprendente aparición en el circuito de la WTA, se robaron las miradas del tenis argentino en el 2020.

El Peque comenzó el año en el puesto 14 del ranking mundial y lo terminó en el noveno lugar con la ratificación de que su juego aguerrido lo llevaron a superarse, lo que le permitió pelear de igual a igual en la élite.

La rosarina, por su parte, inició la temporada en el puesto 255 y la cerró en el casillero 47 de la WTA. Tras radicarse hace dos años en Alicante, España, la Peque supo ganar terreno entre las mejores del circuito y disfrutó de su cuento de hadas en Roland Garros, donde arrancó desde la clasificación y llegó a las semifinales.

Schwartzman extremó sus recursos hasta confeccionar un juego consistente que le permitió completar la mejor temporada de su carrera, con un antes y un después del receso que hubo entre marzo y agosto, motivado por la pandemia.

La rosarina hizo historia en París. Arrancó desde la qualy y llegó hasta las semifinales.

Es que el Peque no obtuvo resultados para destacar entre enero y marzo, apenas su aparición en la final del ATP de Córdoba o su acceso a las semis en Buenos Aires, e incluso cuando la acción regresó en agosto protagonizó una gira sobre cemento decepcionante, con una rápida eliminación del US Open.

La reacción del porteño se dio a partir de la gira sobre polvo de ladrillo. En el Masters 1000 de Roma volvió a creer en su juego tras ganarle por primera vez a Rafael Nadal y luego consiguió otro golpe impacto ante Denis Shapovalov. Si bien no pudo en la final ante Novak Djokovic, su desempeño en la capital italiano le dio un empuje de confianza que se vio reflejado en Francia.

Roland Garros lo vio brillar. Schwartzman se instaló entre los cuatro mejores con cinco victorias consecutivas, la más resonante sobre el reciente campeón del US Open, Dominic Thiem, en cuartos de final, y recién se despidió ante Rafa en semifinales.

Tras su excelente actuación en Paris llegó a nueva final en Colonia, Alemania, y su acceso a los cuartos de final en el Masters 1000 París-Bercy le permitieron convertirse en el octavo argentino de la historia en jugar el Torneo de Maestros en Londres.

La confirmación de Diego fue una gran noticia para el tenis argentino, como también lo fue la aparición de Podoroska quien recuperó el protagonismo perdido en el circuito de la WTA, desde las épocas de Gabriela Sabatini y construyó un cierre de año espectacular.

Además de su actuación en París, donde llegó a las semifinales, la Peque ganó los torneos ITF de Malibú, Guadalupe y Saint Malo, y llegó a los cuartos de final en el WTA de Linz.

Zeballos, entre los mejores doblistas

El marplatense Horacio Zeballos en su versión de doblista fue el otro argentino descatado en el mundo del tenis durante el 2020.

Zeballos, en dupla con el catalán Marcel Granollers, ratificó su gran en la modalidad y tuvo excelentes resultados que le permitieron avanzar en el ranking.

Ganó el Argentina Open, el ATP 500 de Río, el Masters 1000 de Roma y se clasificó para el Masters de Londres, donde llegó hasta las semifinales, para concluir el año como número tres del mundo.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Schwartzman y Podorska dejaron su huella en el 2020 del tenis argentino