Scioli limó asperezas con el kirchnerismo y “patea” interna

El 31 marzo, una formalidad. Llaman a la “unidad y lealtad”



El gobernador bonaerense busca acordar lista única para las legislativas del 2013 y después encarar un plan presidencial.

BUENOS AIRES (DyN).- El gobernador bonaerense Daniel Scioli cerró ayer el congreso del Partido Justicialista (PJ) provincial, que aprobó por unanimidad la convocatoria para renovar autoridades el 31 de marzo de 2013, con un llamado a “la unidad” y la “lealtad” a la presidenta Cristina Fernández, de cara a las elecciones legislativas del año próximo. Scioli pidió a los peronistas bonaerenses “tener la responsabilidad de cuidar los logros conseguidos desde 2003” y “continuar con ese espíritu de unidad y de respeto” para “la construcción frentista para que podamos seguir adelante con las políticas que nos plantea nuestra conductora, Cristina”. El gobernador compartió el estrado con el vicepresidente Amado Boudou que asistió como congresal del PJ marplatense y en declaraciones a la prensa destacó “la unidad del peronismo bonaerense en apoyo a la presidenta”, ante un auditorio donde también había referentes de La Cámpora. El enfrentamiento que temían kirchneristas y sciolistas finalmente no se produjo en el cónclave realizado en Tres de Febrero, donde se había puesto en juego un sistema de presiones mutuas de cara al control partidario y la sucesión presidencial en 2015. Con apoyo de los intendentes y jefes territoriales del peronismo bonaerense, ambos sectores sellaron un acuerdo tácito para postergar las internas partidarias para renovar autoridades “después de las elecciones generales de octubre de 2013”, en las que se definiría la suerte de una eventual re reelección de la presidenta Cristina Fernández. El Congreso convocó a internas para renovar autoridades el 31 de marzo en adhesión a la convocatoria realizada por el Consejo nacional del PJ, pero ese llamado responde sólo a la necesidad de cumplir con la “formalidad” para no perder la personería jurídica del partido de gobierno, ante la inminencia del vencimiento de las actuales autoridades que caducaban hoy. El pacto lo confirma el artículo que convoca a las internas para el 31 de marzo, avalado por los más de 630 congresales del PJ bonaerense, que deja una hendija: “modificar esa fecha” si así lo considera necesario el “Consejo nacional del Justicialismo”. Dirigentes del kirchnerismo y del sciolismo admitieron que “las internas del 31 de marzo seguramente no se harán” y que “unos diez días antes de esa fecha se encontrará algún artilugio para postergarlas nuevamente para después de octubre” de 2013. Hasta no descartaron errores en los padrones. El acuerdo contempló además un reconocimiento del kirchnerismo al sciolismo como minoría partidaria en ascenso. Desde el sciolismo, d destacaron que el gobernador haya sido quien cerró el congreso partidario significa “un reconocimiento” a su rol como líder, después de la presidenta, en la conducción del PJ. Tras la nueva tregua, cerca del mandatario provincial aseguran que intentará negociar listas de legisladores provinciales en unidad con el kirchnerismo para 2013 y que la pelea interna por la sucesión la dará tras las legislativas de 2013.


Comentarios


Scioli limó asperezas con el kirchnerismo y “patea” interna