Cipo-Neuquén, una pesadilla: 40 minutos perdidos para hacer 5,5 kilómetros

Miles de personas están obligadas diariamente a enfrentar el estrés del caos vehicular, en el nudo de tránsito más crítico de la región: la rotonda cipoleña.



1
#

Salida por Pacheco. Los conductores que quieren llegar a Neuquén deben armarse de paciencia y estar alertas para evitar accidentes.(Foto: florencia salto )

2
#

El punto crítico. Los vehículos ingresan a la rotonda por las Rutas 22 y 151 y por Pachecho.

3
#

4
#

5
#

6
#

7
#

8
#

9
#

En cuarenta minutos una persona podría ver una serie corta de Netflix, cocinar una torta, salir a caminar, hacer una rutina de ejercicios, leer, dar varias vueltas a un tejido, desayunar tranquilo o simplemente descansar. Pero hay miles que diariamente tienen que usar esos minutos nada más que para recorrer la distancia que hay entre el ingreso a la Isla Jordán, en Cipolletti, y el primer semáforo del lado neuquino, atravesando el puente sobre la Ruta Nacional 22.

Eso, es lo que demora un auto en transitar apenas 5,5 kilómetros en horario pico. Lejos del placer que brindan las actividades de ocio, manejar ese trayecto suma el estrés que implica el colapso vehicular: autos que intentan el sobrepaso en lugares no permitidos o por las banquinas, los bocinazos, mantener el pie en el embrague o estar atento a frenar cuando otros ingresan por las calles colectoras. Las motos y las bicicletas son riesgos adicionales a los que hay que estar atentos.

Haciendo una cuenta simple, una persona que trabaja 20 días al mes (de lunes a viernes) tiene que gastar 13 horas, cerca de dos jornadas laborales más, para cruzar el puente. En un año, la cifra llega a la friolera de 156 horas, que son 6,5 días. Siempre y cuando el conductor tenga la suerte de que su vuelta no coincida con otro horario pico. En este caso el número de horas o días se duplicaría y sólo pensarlo amarga.

Ingresar a la rotonda cipoleña, donde confluyen las rutas nacionales 22 y 151 y la calle Pacheco, para poder acceder al puente es el punto crítico. Autos que se cruzan invadiendo el carril, bocinazos de los que vienen detrás y no tienen en cuenta los ceda el paso, camiones de todo porte que ocupan el espacio de varios vehículos, obligan a incrementar el alerta para evitar accidentes.

“Río Negro” realizó el trayecto entre el ingreso a la Isla Jordán y el primer semáforo neuquino, el viernes pasado, en cuatro horarios: a las 7:30, 8:30; 9:30 y 12:30. La demora fue bajando a medida que transcurría la mañana. De los primeros 39:21 minutos iniciales disminuyó a 6:38, al mediodía. En las horas intermedias el lapso de tiempo que demandó transitar los 5,5 kilómetros fue de 19:89 y de 9:83 minutos.

En el momento de más congestionamiento, la mayor demora se registró en el tramo que hay entre los ingresos a Cipolletti por Toschi y Lisandro de la Torre: se necesitaron 23:32 minutos para recorrer los escasos 1,1 kilómetros que los separan.

El problema del tránsito en la región tiene varios factores. El crecimiento del parque automotor y la cada vez más creciente vinculación comercial, laboral y de ocio entre las ciudades del Alto Valle son dos de los más visibles. Las dos obras que se proyectaron para acompañar este proceso, el ensanche de la Ruta Nacional 22 y el tercer puente sobre el Cañadón de las Cabras, fueron tan lentas que cuando estén concluidas probablemente sólo mitigarán el problema. Las autoridades ya comenzaron a alertar sobre este punto y hablan de la futura construcción de un cuarto puente y de la necesidad de pensar una ruta alternativa por la barda norte. Mientras los habitantes de la región, y particularmente los que sufren la odisea diaria de cruzar el puente, esperan que las actuales se concluyan en el menor tiempo posible.

¿En qué se pueden invertir esos minutos?

Netflix ofrece muchas series que duran entre 20 y 40 minutos.

Cocinar una torta simple no demanda más que ese tiempo.

Es posible leer el diario en 40 minutos.

Los imponderables son cada vez más frecuentes

Es cierto que los peores momentos para atravesar el puente carretero son los que coinciden con el ingreso y la salida de la jornada laboral. Sin embargo cada vez son más los incidentes que colapsan el paso: los accidentes de tránsito, la circulación de grandes camiones y las protestas lideran el ranking.

Ayer, a media mañana, se conjugaron dos situaciones que generaron el enojo, con razón, de los conductores.

Los trabajadores despedidos de una maderera neuquina se apostaron en la zona para entregar panfletos. Mientras llevaban adelante la protesta que lentificó el paso de vehículos un camión sufrió un desperfecto y se le desprendió un carretón que medía 18 metros de largo por 2,60 de ancho. Arriba llevaba un transformador .

El accidente ocurrió a la altura de las excabinas del peaje, entre Cipolletti y Neuquén. “Se tardó sólo 20 minutos en correrlo pero el tránsito fue por momentos un caos”, reconoció el jefe de Seguridad Vial de la Policía, Miguel Ángel Elifonso. Explicó que a este inconvenientes se sumó la protesta. Ocurrió alrededor de las 10.30.

“El inconveniente duró cerca de 20 minutos y se sumó a la panfleteada. Por momentos fue un caos”,

reconoció Miguel Elifonso de Seguridad Vial.

La pérdida de tiempo en un año

Una persona que vive en Cipolletti y trabaja en Neuquén gasta sólo para ir 156 horas, si su semana laboral es de cinco días.

Accesos al tercer puente

Están avanzando con rapidez y se espera que se abran al tránsito a fines de septiembre, según adelantaron desde la empresa concesionaria.

Datos

“El inconveniente duró cerca de 20 minutos y se sumó a la panfleteada. Por momentos fue un caos”,

Comentarios


Cipo-Neuquén, una pesadilla: 40 minutos perdidos para hacer 5,5 kilómetros