Seguridad urbana necesaria





Marina Esteves*

Una ciudad segura no sólo se determina por las estadísticas vinculadas a los hechos delictivos o actos de vandalismo, sino también por aquellas actividades que la ciudadanía deja de realizar como consecuencia de este problema. Frente a la posibilidad de ser víctimas de un delito, los vecinos -en particular aquellos más vulnerables, como jóvenes y mujeres- ven cercenados sus derechos ciudadanos. Estamos en condiciones de asegurar que una ciudad es segura cuando las mujeres, niños y adolescentes no sienten temor de salir a la calle, sin importar el barrio o los horarios.


Podrá discutirse teóricamente cuál es la esfera estatal -nación, provincia o municipio- obligada a velar por la seguridad ciudadana. Sin embargo, en términos prácticos, el Municipio es la primera puerta del Estado, la más cercana al vecino, a la cual se puede acceder con mayor facilidad. No debe dejar de mencionarse que, al respecto, la Carta Orgánica de la Ciudad de Neuquén establece en su artículo 142° que “la Municipalidad ejercerá la potestad indelegable del poder de policía en el ejido para garantizar la seguridad, la convivencia, la moralidad, la salud, un ambiente sano y equilibrado…”. No caben dudas que el Municipio puede detectar los hechos de inseguridad en forma temprana, convirtiéndose en un gran diseñador de políticas públicas en la materia.


Nuestra ciudad de Neuquén  se ha ido transformando con el transcurso de los años. Nunca fue el típico pueblo del interior de la Argentina con su plaza principal y, a su alrededor, el gobierno local y sus principales atractivos. Neuquén es desafiante, crece y se reproduce más allá de los límites imaginables; y sigue siendo la elección de muchas familias que vienen en búsqueda de oportunidades. Lo cierto es que, en momentos de crisis, las oportunidades y los sueños se escurren como agua entre las manos.


Así como todo crece y dejamos de ser un puñado de vecinos, los hechos de vandalismo e inseguridad han ido creciendo en proporción a la población. Frente a esta situación, la Municipalidad tiene dos opciones: la primera es la más sencilla, desentenderse del tema por no ser su responsabilidad; la segunda es reconocer la cercanía con la ciudadanía, receptar el reclamo de actuación estatal y hacerse cargo de un rol preventivo de forma proactiva.


Existen experiencias, modelos de municipios con políticas públicas de seguridad ciudadana: cuadras solidarias, senderos seguros, corredores escolares, alarmas comunitarias, son algunos de los ejemplos de participación y la organización vecinal para la prevención y solidaridad entre vecinos. Asimismo, se pueden ensayar programas de recuperación de espacios públicos y/o urbanización, primer empleo para jóvenes en situación de riesgo, prevención de las adicciones, entre otras.


En caso de asumir el desafío, el Municipio cuenta con múltiples herramientas para el control y la prevención; ya sean Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) o políticas más “tradicionales” como acciones culturales de apropiación de los espacios públicos. Sabemos que cuando los vecinos se adueñan de los espacios públicos, los actos de vandalismo tienden a disminuir.


De esta forma, los gobiernos locales pueden actuar incluso antes de que llegue la jurisdicción provincial mediante el accionar represivo policial, instalando a la seguridad como un bien colectivo y asumiendo esta nueva competencia, en el marco de la demanda de los vecinos.


El espacio público puede ser controlado con el poder de policía y circuitos cerrados de videovigilancia; pero fundamentalmente, se puede recuperar con la política, en el mejor sentido de la palabra. La estrategia para encarar de forma mancomunada semejante problemática que afecta a nuestra sociedad es la participación, la descentralización y la planificación para construir políticas en la prevención, la inclusión y la solidaridad.


Los gobiernos locales tienen un desafío por delante. Al asumirlo, vienen con una responsabilidad compleja que merece una visión y abordaje integral en la búsqueda de una mejor calidad de vida para los neuquinos.


* Ex subsecretaria de Innovación de la Municipalidad de Neuquén


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Seguridad urbana necesaria