Semillas, un bien público para la soberanía alimentaria

Tradiciones y oportunidades que aportan a la equidad social y el cuidado ambiental de los territorios de la Patagonia norte. Una construcción conjunta de instituciones y productores.



Por Ing. Agr. MsC Miguel Sheridan - Ing.Agr. Vicente Buda (Ctro. Reg. Patagonia Norte - INTA)

Desde los inicios de la cultura agrícola, hace unos 10.000 años en diversos centros de origen de los cultivos, las semillas fueron seleccionadas, cosechadas y circulaban junto a los conocimientos sobre sus usos y cultivos; en manos de las y los agricultores.
Actualmente, existen diversos factores que favorecen la multiplicación de semillas criollas, entre los que se destacan: una creciente concientización sobre la alimentación saludable, la necesidad y oportunidad de acceso a alimentos frescos de calidad para toda la población, los circuitos cortos de comercialización, la producción agroecológica, orgánica y biodinámica de alimentos. Estos factores se combinan de modo particular en cada territorio de la región.
En las provincias de Río Negro y Neuquén, coexisten tradiciones tanto en los pueblos originarios como en otras comunidades que cultivan la tierra (criolla, chacarera, hortícola y huertera) sobre la producción semillera relacionado con la agricultura familiar. Persisten y se expanden en toda la geografía norpatagónica diversos espacios con diferentes modalidades de gestión como son las casas y ferias de semillas, donde se pone en valor este bien común estratégico para la alimentación y sus conocimientos asociados.
Esta combinación de tradiciones y oportunidades aportan a la equidad social y cuidado ambiental de los territorios.

“Desde las instituciones públicas se apoya la puesta en valor, el mejoramiento, y la conservación ‘in situ’ de las semillas”.

Ing. Agr. Msc. Miguel Sheridan
INTA

En números

23
Las casas de semillas y saberes que funcionan en las provincias de Río Negro y Neuquén.
180
Las nuevas plantas que pueden obtenerse del tomate si se trabajan correctamente las semillas. Del zapallo anco, pueden obtenerse 150.


Desde las instituciones públicas se trabaja apoyando e innovando, fortaleciendo la puesta en valor, la caracterización, el mejoramiento, la multiplicación,y el apoyo a la conservación “in situ” de las semillas.
Pueden resaltarse como experiencias señeras, procesos tan diversos y ricos como: a) El logro de variedades de tomates en el INTA Alto Valle desde mediados de la década del 60 hasta la del 90. b) Los 10 años sostenidos de la feria de semillas saberes y sabores de Zapala, gestionada en conjunto por la agencia de extensión rural Zapala del INTA y las organizaciones campesinas de ese territorio, tales como el grupo de semillas de Zapala y la cooperativa Nehuen Ñuque Mpau, entre otras. c) El rescate, selección y fomento de variedades útiles a la agricultura familiar regional por parte de la FACA UNCo y d) El rescate y la puesta en valor de maíces criollos, en un proyecto de cooperación entre el INTA IPAF y la Facultad de Ciencias Agrarias UNCo.
También el acceso a semillas hortícolas varietales orientado a familias huerteras y espacios institucionales se ha sostenido como política pública durante las últimas décadas desde el Prohuerta (convenio INTA y Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación), el Proda Provincia en Neuquén, programa Enrique Guzmán en Río Negro y diversos programas municipales. También existen proyectos internacionales que promueven la conservación in-situ, como el Tratado Internacional de Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura.
Actualmente el Centro Regional Patagonia Norte del INTA sostiene una estrategia de expansión y consolidación del uso de semillas criollas y variedades basada en tres niveles complementarios: la adecuación zonal de acceso a variedades hortícolas a través de las colecciones de semillas que entrega el programa Prohuerta, la promoción y acompañamiento técnico de huertos semilleros y el apoyo técnico casas y ferias de semillas para favorecer la conservación in situ.
En cada nivel se promueve la articulación con diversas instituciones y la activa participación de organizaciones de la Agricultura Familiar.
Con el objetivo de valorizar, visibilizar y conectar la diversidad de valiosas experiencias sobre semillas criollas y alimentación saludable -en esta primer etapa centrada en el Alto Valle-, se organiza para los próximos 21 y 22 de agosto un Encuentro de semillas criollas y alimentación saludable – Negen Trawn, en sede del INTA IPAF Patagonia, Plottier.
Dicho encuentro será abierto a la comunidad y contará con la participación de diversos sujetos sociales que pondrán en común experiencias y conocimientos prácticos; y se promoverán vinculaciones y agendas para expandir el acceso y usos adecuados a semillas y alimentos de calidad para las poblaciones rurales, periurbanas y urbanas del Alto Valle y su área de influencia.


Comentarios


Semillas, un bien público para la soberanía alimentaria