Sobisch gobernará con el viejo presupuesto

La mayoría de los diputados no están dispuestos a sancionar la ley de este año



NEUQUEN – Jorge Sobisch asumirá la gobernación en diciembre sin una ley de presupuesto actualizada porque en la Legislatura no hay intenciones de sancionarla, y así gobernará a principios del 2000, con la misma autorización financiera de 1998. De todos modos, la administración entrante ya dijo que se manejará con menos dinero que ahora.

A sólo dos meses de terminar el ejercicio 1999, el gobierno tiene como marco referencial para sus gastos e ingresos una ley de presupuesto acorde con las necesidades de 1998. Fue sancionada en septiembre de ese año con los votos de una alianza legislativa del oficialismo y el PJ que se hizo añicos cuando la ortodoxia del MPN perdió la interna.

El martes pasado, la comisión de Hacienda que preside el oficialista Marcelo Berenguer comenzó a pensar en la posibilidad de aprobar el presupuesto 1999 antes de que termine este mandato, pero hasta sus palabras le sonaron pesimistas a los diputados de la oposición.

Para colmo, el sobischismo triunfante en la interna y la general ni siquiera se preocupó por asistir a la reunión. De todos modos, hace ya años que su representación en la comisión fue anulada por el felipismo.

El presupuesto 1998 fue prorrogado pero desde hace tres años el gobierno ya no puede, como antes, modificar sus partidas, por estricta orden judicial.

El ministro de Economía, Silvio Ferracioli, ya dijo que precisa 100 millones de pesos más para llegar a fin de año. Es la diferencia que existe entre la ley en vigencia y el proyecto 1999, que la mayoría de los diputados no está dispuesta a sancionar.

Según algunos de los diputados presentes el martes en comisiones, el propio Berenguer opinó abiertamente que sería en vano extender en 100 millones el presupuesto y permitir la toma de un crédito por ese monto, cuando el gobierno no puede aún terminar de tomar los 55 que pactó con el banco Credit Agricole.

Un vocero de la oposición aliancista le dijo a este diario que, respecto del proyecto de presupuesto 1999, el gobierno no realizó muchas obras públicas y que, por eso, tiene el dinero necesario para llegar a fin de año con tranquilidad.

Sobisch y sus futuros colaboradores ya dijeron que pretenden manejarse con un presupuesto de 950 millones y la ley que está en vigencia es de 1.100.

La mayoría que tenía el gobierno en la Legislatura estaba compuesta por doce diputados del MPN y los seis del PJ, pero la última vez que defendió un proyecto -la cobertura de la vacante en la fiscalía de Estado- se dio cuenta de que se quedó con apenas un puñado de legisladores, porque hasta el PJ le retiró el apoyo.

Los diputados sobischistas optaron para esta última etapa del gobierno de Felipe Sapag por el perfil más bajo de los cuatro años. Esta actitud, lejos de demostrar desinterés, trasunta una posición política: no quieren que el gobierno modifique cuestiones estructurales en el Estado en los dos meses que le queda de gestión.

El enfrentamiento parece estar dado con el ministro Ferracioli, porque tampoco Miguel Cavallo y Gustavo Vaca Narvaja -dos felipistas de la Cámara- se mostraron entusiasmados con sancionar el presupuesto 1999 antes del 10 de diciembre.


Comentarios


Sobisch gobernará con el viejo presupuesto