Sobre el último “Palimpsestos”




Viedma

En este diario, en la columna Palimpsestos del domingo 15 de noviembre, leo las primeras estrofas del Fausto de Estanislao del Campo.


Y para aclarar el “sofrenarlo en la luna”, transcribo la parte pertinente del libro “Defensa de Estanislao del Campo y del caballo overo rosado” del escritor costumbrista Elías Cárpena, tal como está publicado en el Boletín de la Academia Argentina de Letras, Tomo 24 nro.91-92. Defensa de Estanislao del Campo y del caballo overo rosado / Cárpena, Elías / 1959, ene-jun/ página 75.


“---- Mas, “sofrenar en la luna “, como bien, canta el poeta, es una forma justa y propia de decir … Cuando el domador salía soportando los arranques del potro, que iba furioso en busca de libertad, había segura confianza en los que aguardaban que el potro volvería obedeciendo al hombre: “ hecho un collar de dama”.

La gente de la estancia y el dueño sobre todo, esperaban el regreso del domador en un lugar determinado, no lejos de la luna, por ser éste el sitio del espectáculo … (La luna era un cuero de caballo o de vaca, redondeado y pegado al suelo, con el pelaje para abajo; o si no era un palo a pique, manteniendo en alto, al tope, una vejiga inflada a manera de luna lIena. (También el apergaminado cuero tenía la semejanza de una luna).

Si el domador llegaba con el caballo a la luna, y más si lo ajustaba en los límites del cuero, ni dudar cómo se consagraba y cómo su fama iba de estancia en estancia, de pago en pago. De ahí se desprende que si notara que el animal no le respondería de otro modo que reciamente, debía sofrenarlo …. es decir: plantarlo en la luna.---…””

Miguel Ángel Gasparini
DNI 7.745.453


Comentarios


Sobre el último “Palimpsestos”