Con mucho esfuerzo y creatividad, jacobaccinos convierten un baldío en una plaza

El terreno pertenece al ferrocarril y estaba inutilizado. Un grupo de vecinos decidió convertirlo en un lugar para los niños y las familias.

El esfuerzo, las ganas, el trabajo solidario y la creatividad pudieron más y el resultado fue altamente positivo. Este domingo quedó inaugurada la plaza «Hugo José Cano» y el predio recreativo «Mauro Carballo», un lugar creado por un grupo de vecinos para disfrutar en familia.

Motivados por mejorar el barrio y generar un espacio recreativo que pueda reunir a los niños y a las familias, y que además pueda homenajear a dos conocidos vecinos, un grupo de personas de Jacobacci transformó un amplio terreno que durante años permaneció inutilizado, en un amplio espacio público.

Sobre la margen norte de la calle Perito Moreno, una franja de terreno ubicado a la vera del terraplén de las vías del ferrocarril fue un baldío inutilizable durante décadas. Pero este domingo cobró vida.

“Era un lugar abandonado y Darío -Finnegan- quiso hacer algo distinto. Algo lindo para el barrio y para los chicos. Con otros vecinos, nos juntamos con él y empezado de a poco a cambiarle la cara. Para todos nosotros es una felicidad enorme ver el fruto del trabajo y sentir el acompañamiento de la comunidad” afirmó Juan Mora, quien junto a Finnegan, Taty Aburto, Sergio Quintulen y Silvina Rial impulsaron del proyecto.

El lugar tiene juegos y un lugar para actividades deportivas y culturales. Foto: José Mellado.

Los integrantes del grupo solicitaron los permisos correspondientes ante las autoridades del Tren Patagónico y comenzaron a difundir la idea. Rápidamente vecinos solidarios comenzaron a contactarse con ellos para ofrecerles ayuda.

“Empezamos con lo que teníamos. Limpiamos el predio y plantamos 35 árboles que nos donaron del Vivero Forestal. Darío gestionó cubiertas y distintos vecinos nos donaron pintura, caños, maderas, etc. y así construimos el cerco perimetral, las mesas y los juegos” detalló Adrian Rojas.

A los vecinos e instituciones jacobaccinas, se sumaron importantes referentes políticos de la región y la provincia, quienes también hicieron su aporte.

La plaza fue bautizada con el nombre de Don Cano, en homenaje a Hugo Cano -de camisa verde-. Foto: José Mellado.

Las cubiertas en desuso de camiones llegaron desde Vaca Muerta, gracias a la buen predisposición de transportistas unen esta ciudad con Añielo las trasladaron gratis. Corralones y vecinos donaron distintos elementos que sirvieron para armar juegos con formas de animales y darles color y calidez al lugar.

Con bogies y las “chatas” de los vagones de La Trochita hicieron mesas y un escenario y reciclando distintos elementos, como postes, caños y palet, armaron los juegos.

Un elenco de baile local se sumó a los festejos. Foto: José Mellado.

La inauguración se dio en un marco muy emotivo por los reconocimientos a los vecinos.

“Vine el 5 de diciembre de 1979 a Jacobacci. Nací en Ingeniero White. Acá formé mi hogar. Tengo dos hijos y cinco nietos. Jacobacci me protegió. Este reconocimiento debe ser porque soy buena persona. Soy vecino del vecino y respetuosos. Estoy muy agradecido por este homenaje. Me pone muy feliz” afirmó Hugo José Cano, de 83 años cuyo nombre le fue impuesto a la plaza.

Papá Noel adelantó su visita a Jacobacci para sumarse a la inauguración del espacio público y regalar golosinas y jugos a los niños. Foto: José Mellado.

El otro vecino homenajeado fue Mauro Carballo, un reconocido locutor de una FM local, ubicada frente al predio, fallecido hace un año. El predio recreativo fue bautizado con su nombre.

“Quienes hicieron esto tuvieron una idea muy noble y lo pensaron para algo muy especial como son lo niños que necesitan espacios como estos para jugar, para crecer y también las familias para pasar buenos momentos. La radio en la que trabajó mi hijo está justo frente a estas plaza. Se que él estará siempre en este lugar. Por eso estoy muy agradecida con este gestó” señaló Petronila Manquean, una vecina muy conocida y querida en la ciudad a quien los vecinos apodaron Peta.

Petronila Manquián, alias Peta, descubre el cartel del predio recreativo con el nombre de su hijo Mauro Carballo. Foto: José Mellado.

La fiesta incluyó también la adelantada visita de «Papá Noel» que llegó para repartir golosinas y jugos a los niños y niñas.

Mora y Rojas, adelantaron que el proyecto tendrá su continuidad con “la construcción de una canchita de fútbol de césped. Sabemos que no va a ser fácil, pero lo vamos a lograr” sentenciaron.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora