El Club Cipolletti modificará el infructuoso convenio que originó el colegio privado en la sede de Mengelle

El acuerdo sirvió para evitar la quiebra, pero habrá cambios en algunos puntos. La institución deportiva pretende obtener parte de los ingresos por las cuotas del IPA.





Luego de cinco años de ceder terreno y espacio en las instalaciones a cambio de unos escasos pesos por mes, el Club Cipolletti tiene decidido modificar el convenio con la Fundación Potenciar que dio inicio al colegio privado en la sede de Mengelle.

La fundación, que se desprende del Cluster de una empresa petrolera, se quedaba con todos los ingresos y además disponía de las instalaciones de calle Mengelle a cambio de realizar mejoras estructurales. El único beneficio importante para la institución Albinegra fue utilizar el contrato para evitar la quiebra en 2019.


El juez civil que intervino en la causa tomó el acuerdo como una medida implementada con el propósito de revertir la situación de crisis y sirvió para «patear»el pago de las deudas e ingresar a un régimen especial y la administración por un fideicomiso que aún persiste. Recién ayer las autoridades deportivas informaron del pagó de la primera cuota del concurso de acreedores por una suma de 3 millones de pesos aproximadamente.

Sin embargo, los escasos réditos económicos que deja el El IPA (Instituto Potenciar Albinegro) a cambio de un «invasión» en la sede principal decantó en una nueva negociación para modificar y equilibrar los cuantiosos ingresos que deja la cuota del colegio.


Pro y contras del acuerdo



Este polémico acuerdo fue un punto de inflexión en el club en muchos sentidos, permitió evitar la quiebra, pero también empezar a perder terreno dentro de las propias instalaciones. Además fue un factor en la salida de varios dirigentes antes del último portazo que dio el expresidente Pedro Gutiérrez luego de recibir dos balazos en el frente de su casa, semanas atrás.


La renuncia de Gutiérrez fue el corolario de una seguidilla de salidas: entre ellas la de Sebastián Caldiero, legislador oficialista y muy cercano a Alberto Weretilneck. Alegó motivos personales, pero las diferencias y el desgaste con la conducción fue uno de los detonantes. También se fue Horacio Pierucci, otro hombre importante quien estaba a cargo de la tesorería.


La vuelta de Rapazzo Cesio



Las riendas albinegras las volvió a tomar Roberto Rapazzo Cesio la semana pasada. Fue quien convalidó el acuerdo en 2018 y quien deberá volver a poner el «gancho» para modificar alguno de los puntos que se acordaron.


La máxima autoridad de la institución no quiso adelantar detalles de las nuevas condiciones contractuales. RIO NEGRO pudo averiguar que un porcentaje importante de la cuota quedará para la caja del Club. El año pasado el costo para estudiar en el IPA supera los 40 mil pesos.


Las negociaciones se hicieron durante la gestión de Gutiérrez. Ya el año pasado en la publicación de RIO NEGRO sobre este infructuoso acuerdo para la institución deportiva se adelantó que este año sería el último en ceder espacios en las instalaciones de calle Mengelle.


Resulta que el acuerdo dispone de un nuevo curso por año, es progrsivo desde el primer grado. Ello implica una aula nueva por año. En 2023 se dictará séptimo grado para completar el nivel inicial.

Pero ya desde 2024, la Fundación Potencial, que se desprende del Cluster CIar, -importante empresa petrolera de Cipolletti- deberá disponer de los espacios y aulas para dictar clases desde primer año del secundario, el año que viene.


Temas

Cipolletti

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El Club Cipolletti modificará el infructuoso convenio que originó el colegio privado en la sede de Mengelle