El Club Cipolletti “gambeteó” una quiebra gracias al colegio privado

El convenio que se firmó con la Fundación Potenciar sirvió para ingresar en un régimen especial. Se inició en 2019 y debía finalizar el 8 de octubre pasado. Se prorrogó hasta 2025. Los ingresos por la venta de Del Prete son clave. 





Cuando las autoridades del Club Cipolletti firmaron el convenio con la Fundación Potenciar que dio nacimiento al colegio privado atravesaba una grave crisis institucional, incluso al borde de la quiebra.
Un juez civil dispuso en 2019 un régimen especial y la administración por un fideicomiso que aún persiste.

Se trata de una herramienta jurídica para entidades deportivas con dificultades económicas, prevista en la ley 25.284. Algo similar ocurría por ese entones con clubes de Primera División como Colón de Santa Fe o Newell ‘s Old Boys de Rosario, entre otros.


Las finanzas de la institución deportiva y social más importante de la región estaban “en rojo” y la creación del IPA (Instituto Potenciar Albinegro) sirvió de salvavidas, incluso con los escasos beneficios económicos directos que le proporcionan al club.


Como adelantó RIO NEGRO, el contrato solo prevé el ingreso monetario por nuevos socios que se incorporen al colegio, mientras que la Fundación Potenciar se queda con toda la recaudación de las cuota y de las donaciones que lleguen al IPA.


Se trata de beneficios millonarios ya que la cuota ronda los 40 mil pesos y hoy se dictan clases hasta sexto grado. A cambio, la Fundación, el engranaje social del Cluster CIAR, se comprometió a realizar todas las mejoras de infraestructura para garantizar la continuidad escolar de los estudiantes.


La sede principal de Cipolletti, ubicada sobre calle Mengelle, muestra una gran mejora en sus instalaciones con la construcción de varias aulas. Sin embargo, la capacidad del lote está al límite y no es posible seguir sumando aulas sin perjudicar otras actividades deportivas y sociales.

Por eso, desde la dirigencia actual sólo permitirán que se sume un curso de séptimo grado en 2023, mientras que todos módulos de secundario que comenzarán a regir en 2024 serán en otro espacio físico. Posiblemente en un predio que Potenciar tiene en Cipolletti.


Así lo aclaró el presidente de la institución Pedro Gutiérrez. “No podemos seguir cediendo, simplemente porque no contamos con espacios libres en la sede”, indicó. El convenio se firmó en la gestión de Roberto Rapazzo Cesio.

“Estamos contentos con el colegio, pero no podemos seguir cediendo porque no contamos con espacios libres en la sede”.

Pedro Gutiérrez, presidente del Club Cipolletti.


Lo llamativo del acuerdo es que el Club cedió prácticamente todos los beneficios económicos del jugoso acuerdo. Es que la demanda de cupos escolares cotiza en alza en la región y sobre todo cuando se firmó el convenio en 2018. Sin embargo fue suficiente para que la Justicia civil disponga el acogimiento a la ley de entidad deportivas y así evitar la quiebra del club.


“Las distintas medidas implementadas con el propósito de revertir la situación de crisis sobre las que se da cuenta en la presentación (muchas de ellas de público y notorio conocimiento, como ser el caso de la creación de instituto educativo “Potenciar Albinegro”) y el propio funcionamiento actual del club en todas sus áreas (allende las dificultades), me permiten tener por comprobado a primera vista – o prima facie en los términos de la ley – que el patrimonio del club resulta suficiente para la continuidad de su actividad”, dice parte del fallo.


El fideicomiso se dispuso en 2019 y tenía un plazo de tres años que venció la semana pasada. Por eso, en mayo pasado se pidió una prórroga hasta 2025. El órgano fiduciario está integrado por Marisol Valenzuela, Guillermo Maxwell y Julio Meneses. La extensión se solicitó a fin de “dar cumplimiento al pago de la totalidad de la deuda verificada en la forma propuesta y contar además con un plazo prudencial para rendir la cuenta final de su administración”.


La venta de Del Prette


En ese momento, el colegio privado sirvió de salvataje para evitar la quiebra. En la extensión que fue otorgada en abril se sumó los ingresos que sumó el Club por la venta de Gustavo del Prete: “Las gestiones en trámite para percibir las sumas de dinero que corresponden por derechos federativos y/o de formación en razón de sucesivas ventas del jugador de fútbol Gustavo Del Prete”.

El joven de 26 años forma parte del primer equipo de Pumas de México, luego de dos importantes transferencias.

El delantero se fue de Cipolletti al Montevideo City Torque de Uruguay donde tuvo un paso fugaz pero muy exitoso. Tanto que fue transferido a Estudiantes de La Plata, club que significó el despegue del cipoleño. Este año se incorporó al equipo mexicano.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El Club Cipolletti “gambeteó” una quiebra gracias al colegio privado