Explotó una puja por el agua del río Negro en la provincia de Buenos Aires

El gobierno de Axel Kicillof reflotó la idea de trasvasar recursos al Colorado para incluso darle agua a Bahía Blanca.





En tiempos de sequía, el agua cotiza como oro. El gobierno de la provincia de Buenos Aires y los intendentes de sus partidos más australes quieren usar el caudal del río Negro para solucionar los serios problemas que hay de Bahía Blanca hacia el sur con el riego y el abastecimiento domiciliario. La resistencia del gobierno de Arabela Carreras está planteada, pero además hay diferencias entre los jefes comunales bonaerenses porque algunos impulsan un trasvase liso y llano al curso del río Colorado y otros plantean la construcción de canales de riego.

El meridiano cinco es el límite oeste de la provincia de Buenos Aires y del partido de Patagones, que tiene el mar hacia el este y como extremos norte y sur, los ríos Colorado y Negro. En ambos casos, se trata de porciones muy pequeñas de ambas cuencas.


Uno y otro


El río Colorado nace de la unión de dos ríos: el Barrancas, que es límite entre Mendoza y Neuquén, y el Grande.

El río Negro nace de la unión de los ríos Limay (lago Nahuel Huapi y aportes de varios ríos, esencialmente Collón Cura) y Neuquén, que baja desde el norte de esa provincia fortalecido por cursos de agua pequeños.

Hay cinco provincias que la cuenca del Colorado: Neuquén, Mendoza, Río Negro, La Pampa y Buenos Aires. En 1976, en dictadura, crearon un comité interjurisdiccional, el Coirco, y se establecieron los cupos de agua para cada una.

Hay tres obras hídricas en su curso: Divisaderos, que es un dique que deriva agua para riego a la altura de Catriel-25 de Mayo; Casa de Piedra, que es una presa de una extensión notable (unos 11 kilómetros) al norte de Roca; y finalmente Salto Andersen, una obra de irrigación que el gobierno rionegrino modernizó con una central hidroeléctrica pequeña.

El esquema de reparto de cupos de agua para cada provincia no se repitió cuando se creó, en la década del 90, la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) para el Limay, el Neuquén y el Negro.

Las provincias Neuquén y Río Negro tienen vastas superficies bajo riego gracias de las aguas de esta cuenca; uno de ellos es el que diseñó el ingeniero italiano César Cipolletti dos siglos atrás a partir de lo que es hoy el dique Ballester.

Pero además, el caudal del Limay tiene la regulación de cinco grandes presas, dos de las cuales, El Chocón y Piedra del Águila, poseen embalses capaces de un gran almacenamiento. El río Neuquén tiene un solo sistema de regulación, el complejo Cerros Colorados.


Una sed de décadas


Tanto el río Colorado como el Neuquén vienen de dos largas décadas de una sequía que en el Limay aparece menos intensa, aunque igual de presente.

La provincia de Buenos Aires tiene, en ambas cuencas, el territorio más pequeño: sólo el partido de Patagones, con una franja desde el meridiano cinco hasta el mar de apenas 100 kilómetros.

Hace años que La Pampa y Buenos Aires pretenden darle al Colorado los caudales que ha ido perdiendo con recursos de río Negro.

Pero ahora, el gobierno de Axel Kicillof reflotó la idea en una reunión con los intendentes de la zona sur de su provincia y hasta adelantó que existe de parte del gobierno rionegrino un apoyo que sus autoridades desmintieron ante la consulta de RÍO NEGRO.

Pero en la provincia de Buenos Aires aparecen también intereses contrapuestos:

•La Gobernación habla de un trasvase de 150 metros cúbicos por segundo para que, cerca de su desembocadura en el mar, en la zona de Pedro Luro, el río sirva para que la situación de provisión de agua para uso humano en Bahía Blanca mejore.

•El intendente del partido de Patagones, José Luis Zara, le explicó ayer a Vos a Diario, el programa de RNRadio, que su intención es, más que un trasvase, la construcción de un canal de riego, con un caudal que mencionó entre 2 y 6 metros cúbicos por segundo, con alcance hasta la zona de Pedro Luro.

Zara reclamó un estudio y un proyecto ejecutivo para analizar si esta obra es posible (es incierto si la gravedad tiene allí el camino libre para funcionar sin bombeos artificiales).

No hubo grieta en el discurso que viene profundizando el gobierno de la provincia de Buenos Aires: el río Negro llega al mar, en El Cóndor, con 500 o 600 metros cúbicos por segundo y hay que “reclamar el cupo de agua”, dijo el intendente maragato.

Escuchá al intendente José Luis Zara en «Vos a Diario» por RÍO NEGRO RADIO:

Sintonizá RN RADIO. Escuchanos por FM 90.9 desde Neuquén, por FM 105.7 desde Roca, por rionegro.com.ar/radio o por nuestra App.


No es no


Antes de entrar en consideraciones sobre las variables de un eventual trasvase, el titular del Departamento Provincial de Aguas (DPA) rionegrino, Fernando Curetti, advirtió a RIO NEGRO: “las posibilidades son nulas”.

Tantas veces el asunto fue puesto sobre una mesa que sobran los estudios de factibilidad. “Hicimos un análisis técnico, una simulación, en conjunto con la AIC y Recursos Hídricos de la Nación y todos los números daban en rojo, desde lo técnico y desde lo ambiental”, dijo Curetti.

El reparto del cupo de agua que se hizo en 1976 en la cuenca del Colorado estuvo basado en un caudal medio que es mucho mayor de que se registró en las cuatro décadas posteriores.

Hay además un argumento legal de peso porque el 25 de octubre de 1984 la Legislatura de Río Negro sancionó la ley 1191, que es su artículo primero dice: “Deséchase el convenio interestadual de ‘Distribución de caudales del río Colorado’, celebrado con fecha 26 de octubre de 1976 entre los representantes de facto de las provincias de Mendoza, Neuquén, La Pampa, Buenos Aires y Río Negro (y) todo lo referido al trasvasamiento de aguas del río Negro y al Colorado, declarando a la provincia de Río Negro desobligada de todos los compromisos asumidos con tal motivo”.

Curetti dijo además que los costos de una obra así transforma el proyecto en algo faraónico.


Las presiones de Bahía Blanca


En cambio, según el diario La Nueva, el  intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, dijo esta semana, luego de la reunión  Axel Kicillof: “El gobernador nos convocó para conversar en primer término sobre el potencial del uso del agua del río Negro e impulsar el trabajo conjunto para su utilización en beneficio del desarrollo de toda la región”.

“Hay un caudal del río que se va al mar, unos 650 metros cúbicos por segundo de agua de excelente calidad. Se va a definir en noviembre en una reunión de gobernadores; falta la parte política porque la parte técnica está resuelta. Se ha llegado a un principio de acuerdo y 150 metros cúbicos por segundo  le corresponderían a Buenos Aires”, agregó el intendente.

Es un dato que no sólo refuta Curetti sino la realidad: no hay por ahora ni decisión política ni proyecto en firme para abrir un canal que equivaldría al sobre del máximo que tiene el sistema de riego del Alto Valle en plena temporada.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Explotó una puja por el agua del río Negro en la provincia de Buenos Aires