La historia de Ro, docente no binaria que abre caminos desde Tricao Malal

Fue la primera persona del norte de la provincia que recibió el nuevo DNI con el tilde en la opción x. Trabaja en primaria y secundaria. “Creía que lejos iba a poder ser y vivir libremente. Decidí quedarme para acompañar, para que vean que se puede”, asegura.





Las infancias de cuarto grado preguntan y Ro Vázquez Retamal, responde:

-Vos profe ¿qué sos?
-¿Cómo qué soy?
-Claro ¿qué sos? porque vos usas perfume de chico, que es re rico, pero tenes voz de chica.
-Ustedes que quieren saber ¿qué me gusta a mi o qué soy yo?
-Que te gusta.
-Bueno, a mi me gustan las chicas. Yo cuando esté con alguien voy a estar con una chica.
-¿Y por qué te vestís como chico?
Por que me gusta, porque la ropa no tiene género, podemos elegir el color que nos guste, igual el pelo, lo podemos tener largo o corto. No porque yo tenga esta estética quiere decir que todas las personas que se vistan como yo le gusten las chicas. Una cosa es como nos sentimos, y otra cosa es lo que elegimos para estar, para querer.
-O sea vos serías lesbiana.
-No porque yo no me siento chica, yo no me siento chica, ni chico. Capaz que me siento un poquito de los dos o me siento de ninguno.
-Ahhh, bien, bien.

A los 21 años Ro hizo los 50 kilómetros que separan Tricao Malal de Chos Malal y se instaló para estudiar el profesorado de Educación Física. Hoy vive ahí, tiene 31, es docente en primaria y trabaja en una preceptoría en secundaria. “Cuando logro irme del pueblo, donde todo es tabú, te reprimís un montón de cuestiones creyendo que está mal, cuando logré una independencia, viviendo sola, conociendo otras personas, comienzo la transición”, afirma.

Su primera identificación fue como lesbiana, aunque sintió que había algo más. “No me cerraba, había algo en mi que no me cuadraba. Empecé ahí con la cuestión de la transición de la identidad, que no era sólo la orientación sexual. Empecé eligiendo otra ropa, me pasaba que al vivir en una ciudad chica me gustaba la ropa estereotipada para varones, entonces siempre que iba a comprarme algo decía que era para mi hermano, viste, y como teníamos el cuerpo parecido, encaraba desde ahí”, explica.

La militancia en organizaciones de diversidad sexual y junto a la colectiva feminista Las Peludas, reconocida por su activismo en el norte de la provincia, Ro supo qué significaba ser una persona no binaria -que son aquellas que no asumen el par varón/mujer como opciones excluyentes de manera estricta, en base al sexo asignado al nacer- y dijo: “acá sí encajo”.

Desde hace diez años la ley de identidad género en Argentina permite el cambio en el documento y en la partida de nacimiento del nombre de pila, la foto y el sexo a través de un trámite administrativo, sin autorización judicial, de acuerdo a la “vivencia interna e individual del género, tal como cada persona la vive”. Hace un año se incorporó, vía decreto, la posibilidad de elegir la nomenclatura x, para quienes no se sientan contenidos en las categorías masculino/femenino.

Antes de que se oficializara la medida, Ro ya había hecho el pedido formal en el Registro Civil de Chos Malal. Llenó la planilla para hacer el cambio registral y escribió a mano en el formulario que la solicitud era no binaria. En septiembre, dos meses después de que saliera el decreto, ya tenía su ejemplar.

“Para mi fue un antes y un después en cuanto a la vida misma, poder mostrarlo con orgullo: “esto es lo que soy”, porque por ahí la gente es un poco violenta. No dan la posibilidad de decir “te escucho”, quiero saber que es lo que realmente te pasa, sino que es más fácil tratarnos mal, a querer comprendernos. Yo no le hago mal a nadie”, enfatiza.

Plantea que sus estudiantes “todo lo comprenden más rápido” y sino la consultan. Con los adultos es más difícil, especialmente a quienes les da urticaria escuchar que alguien se refiera sí mismo utilizando la letra “e”, y se burlan, o los que son inocultablemente canallas. Ro recuerda que trabajando como cajera de un supermercado un cliente susurró: “si es una piba que se vista como lo que es.”

A veces siente que vivió “en una burbuja” 21 años. Piensa que si hubiera tenido acceso a la información tempranamente otra hubiese sido su historia. Pero no reniega de donde nació y creció: “Por algo se dio así también, le tengo mucho aprecio al pueblo, hay mucha gente que quiero, tengo amistades allá, tengo a mi familia, siempre un pedacito mío va a pertenecer allá. Cuando yo logré tener mi nuevo DNI la gente del pueblo también lo vio y ahora me dicen Ro. Siempre me quise ir lejos, creía que lejos iba a poder ser y vivir libremente. Me voy a un lugar donde no me conozca nadie, arranco de cero y va a ser todo más fácil. Siempre creyendo que esa era la solución y en un momento dije: “no, si yo me siento bien acá, yo quiero vivir acá” y será cuestión de lidiar con todo el amor del mundo, con terapia, con el acompañamiento de mi familia, de mis amigues. El hecho de tener una familia amorosa, que te acompañe, que te banca es buenísimo. Que mis tíos me digan “sobrine”, para mí es re importante. Decidí quedarme para acompañar a otras personas, para que vean que se puede”.

El dato

32
documentos no binarios se tramitaron en Neuquén: 22 en 2021 y 10 en lo que va del año.

El Procrear y un “error de identidad”


Si bien hace un año que se publicó el decreto 476/2021, que establece que los documentos nacionales de identidad y los pasaportes deben contener tres posibilidades en la categoría sexo (f, m, x), los formularios de casi cualquier trámite siguen siendo confeccionados en el par binario.

En septiembre le entregaron el ejemplar y pudo votar en 2021. Foto Franco D´Avanzo.

“Hace poco me quise anotar en el Procrear (programa que otorga créditos para la construcción de viviendas) y me salta un error de identidad porque, claro, yo figuro con el nombre viejo y cuando intento cargar mi DNI dice que hay un error identitario”, cuenta Ro.

Tuvo que gestionar el pedido para que incorporen sus nuevos datos (con la opción x incluida) en el Banco Provincia de Neuquén y en la obra social ISSN. También en el juzgado de Paz. Como su ejemplar llegó en septiembre apareció en los padrones electorales correctamente y pudo votar. Le queda aún rectificar el título.

A veces es agotador, pero lo hace pensando en que le allana el trayecto a “otres”. “Hay momentos en los que me cansa, está re bueno porque le vas abriendo el camino a otras personas, yo lo pienso siempre desde ahí, viste, esto de ser educadores, estas en esos lugares donde podes hacer que la sociedad sea un poco más amiga y no tan violenta con nosotres. Lo veo desde ese lugar y digo: “le voy a ir abriendo el camino a otras personas, a otras infancias, que sean un poco más libres”, agrega.

El censo que realizó Indec este año sumó la pregunta por la identidad autopercibida, por primera vez en la historia del país habrá datos oficiales que contemplen otras existencias. Cada recoveco organizacional está montado sobre el esquema varón/mujer: desde la paridad en los cuerpos legislativos, hasta la señalización en los baños públicos. Uno de los grandes temas pendientes es el rediseño del régimen previsional que conlleva este cambio de paradigma.

Escuchá la columna semanal de Laura Loncopan Berti en «Vos a Diario» por RN RADIO:

Sintonizá RN RADIO. Escuchanos por FM 90.9 desde Neuquén, por FM 105.7 desde Roca, por rionegro.com.ar/radio o por nuestra App.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La historia de Ro, docente no binaria que abre caminos desde Tricao Malal