Realizaron en Regina una cirugía que no deja cicatrices

Se accede por el ombligo y en la intervención usan un sistema de imanes. No se necesita hacer cortes para ingresar tubos e instrumental. Es la primera vez que se practica en la Patagonia.

17 may 2018 - 00:00

Por primera vez en la Patagonia y en un hospital público de Río Negro se realizó una cirugía inédita, que no deja huellas en el paciente, a partir de la utilización de imanes para hacer la intervención.

El procedimiento fue ideado en México pero fue perfeccionado por un médico cirujano de Argentina, que desde hace una década utiliza el sistema que se aplica en varios países de Latinoamérica. Hace poco comenzó a implementarse en Estados Unidos y aún no se aplica en Europa.

Los beneficios para el paciente son importantes porque la cirugía no deja cicatrices visibles, ya que se utiliza el ombligo para ingresar a la zona abdominal y realizar la práctica quirúrgica.

A su vez, aseguran que la recuperación posoperatoria “se da en pocas horas y tras el alta, en pocos días el paciente puede reincorporarse a la vida normal.

La cirugía se le realizó días atrás en el Hospital de Villa Regina a una paciente para extraerle la vesícula. Fue el primer paso para una serie de intervenciones que se realizarán tanto en el ámbito de la salud pública como privada en esta ciudad.

En abril, el gobierno provincial realizó la entrega de un equipo para cirugía laparoscópica, uno de los elementos indispensables para poder hacer la intervención. El médico que la realizó dispuso del resto de los elementos necesarios para esta práctica.

“La cirugía es novedosa porque se unifica lo que se denomina como cirugía sin huella, que no deja marcas en la panza y se realiza a través del sistema Imanlap, que desarrolló un cirujano argentino para poder acompañar este tipo de prácticas” explicó el medico cirujano Mariano Ortíz, que realizó la intervención en el hospital de Regina.

Detalló que “lo que se hizo en el hospital de Regina es una cirugía de extracción de vesícula con una incisión a través del ombligo, ingresando el sistema de imanes para llevarla adelante y que no deja huellas”.

Ortíz, que desde hace un año es médico cirujano del hospital de esta ciudad, remarcó que “la ventaja que tiene es que no se necesita hacer otros cortes para ingresar otros tubos e instrumental como en la laparoscopía, tiene menos dolor, menos posibilidades de complicación en la pared y una recuperación mucho más rápida, por lo que la persona puede volver a trabajar de manera casi inmediata”.

Además de extracciones de vesículas , este tipo de intervención se puede desarrollar en otro tipo de patologías en la zona abdominal. “Hoy se está utilizando para todo lo que se pueda imaginar en las intervenciones vía laparoscopía”.

Ortíz precisó que a partir de la incisión se ingresa al cuerpo del paciente por una única vía con una pinza “y con un imán externo se va moviendo sin necesidad de hacer cortes ni agredir la pared abdominal. Este tipo de intervenciones se puede usar para cirugías de apéndices, hernias, vesícula, para ligadura de trompas, para la extracción de quistes en los ovarios, para histerectomías, se usa para diversas patologías”.

Comentó que el uso de la cirugía sin huellas con el sistema de imanes requiere una menor participación de ayudantes. “Con otro tipo de cirugías, incluyendo la laparoscópica, hay más manos en el campo quirúrgico, hay más pinzas. Con el sistema de imanes hay más libertad para moverse, y se hace más fácil llevarla adelante”.

Ortíz remarcó finalmente que a partir de este primer paso que se dio en el hospital público de Villa Regina, “se abre la posibilidad de iniciar un proceso de capacitación hacia otros médicos cirujanos, tanto del ámbito público como privado, de Río Negro como del resto de la provincias patagónicas, para ofrecer a la población de esta región el acceso a este tipo de intervenciones”.

El caso de Villa Regina

Para realizar la cirugía sin huellas, destacaron que fue clave que el hospital reginense contara con el equipo de laparascopía, que fue aportado hace pocas semanas por el gobierno provincial; mientras que los restantes equipos, entre ellos los imanes, pinzas y componentes de polímero especial y las ópticas fueron aportados por el médico Mariano Ortíz.

“Justo antes de viajar a Buenos Aires para traer los equipos atendí una paciente que debía operarse para extraer la vesícula y le planteé hacerlo con este sistema. Ella descreía un poco de lo que le proponía, así que le presenté varias opciones” comentó el médico del hospital reginense.

Al mismo tiempo solicitó a la dirección del hospital reginense el poder contar con el equipo de laparascopía que fue aportado por el gobierno rionegrino.

“Yo me comprometí a traer los equipos para la cirugía con imanes, sin trasladar el costo, con el objetivo de demostrar al Ministerio de Salud que acá hay gente capacitada y que se pueden hacer las cosas bien. Y por otro lado para agradecerle que se trajo el equipo de laparoscopía, porque se estaba operando a los paciente como hace 80 años atrás”, señaló Ortíz.

Enfatizó además que “hacer la cirugía en un hospital público es también una cuestión de dignidad para el paciente, que el acceso a medicina de nivel no sea solo para aquel que puede pagarlo. Ahora ya se dio el primer paso, y ahora dependerá que también exista de parte del Estado la inversión necesaria para poder continuar”.

Perfeccionado en Argentina

En 2004 el cirujano mexicano Fausto Dávila inició este tipo de procedimiento quirúrgico, dejando de lado la cirugía tradicional para adoptar las intervenciones por vía laparoscópica, que implica una menor agresividad sobre el paciente.

En principio, Dávila utilizaba agujas para ingresar a través de la pared abdominal.

El procedimiento fue tomado por el cirujano argentino Guillermo Domínguez, que lo perfeccionó en 2010 con la utilización de imanes.

“Luego trabajaron en conjunto con esta técnica, escribieron libros, presentaron diferentes casos en México, Perú y Venezuela. Los cirujanos, al ver que era reproducible, comenzaron a implementarla para el beneficio de los pacientes” señaló Ortíz.

El médico reginense recibió la capacitación necesaria con Guillermo Domínguez. “En Argentina se implementa desde 2010, pero la novedad es que se hizo la primer cirugía sin huella por el sistema Imanlap en un hospital público en Río Negro, y en particular en Villa Regina” destacó Ortíz.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.