Recortes y despidos en Radio Nacional: “Se deja desolados a miles de argentinos que solo tienen ese medio de comunicación»

También se definió no emitir programación local en las emisoras del interior durante los fines de semana y feriados, limitándose a retransmitir producciones de Buenos Aires.

Hoy ninguna de las 49 emisoras que Radio Nacional tiene diseminadas por todo el país cuenta con un director. Algunos fueron renunciando a partir de diciembre, sin ser reemplazados como fue el caso de Viedma o El Bolsón, muchos otros recibieron los telegramas de despidos en las últimas horas.

«Se prescinde de sus servicios como director”, les informaron, resaltando la decisión de Radio y Televisión Argentina Sociedad de Estado de suprimir los cargos de directores que hoy dejan acéfalas a todas las emisoras.

Radio Nacional cumplió 45 años en San Martín de los Andes. Fue la primera radio de esa localidad. Hasta ese momento, los pobladores solo podían escuchar una radio de Chile.

Soledad Ianniello ingresó a esa emisora en julio del 2020, con un contrato artístico. Dos años después, fue designada directora. «Esta semana recibí una carta documento, sin previo aviso, diciéndome quedaba desvinculada del cargo, así como le pasó al resto de los directores. Algunos eran personal de planta y volvieron a sus puestos de trabajo. No es el caso de muchos otros que fueron despedidos», contó.

Según las nuevas disposiciones, no habrá designaciones de directores. «Eso implica que no haya una coordinación general: pensar una programación artística, organizar a los trabajadores y responder a sus necesidades, armar la programación, distribuir los horarios y las tareas. Queda todo librado a lo que cada quien esté dispuesto a hacer o no hacer«, precisó Ianniello.

La medida, comparte la mayoría de los exdirectores consultados, tiende a eliminar la pluralidad de voces. «Radio Nacional siempre se caracterizó por poner el micrófono ahí donde no era rentable. No hay un enganche económico con ningún sector político o empresarial. Siempre tuvimos libertad. Ahora, sin recursos, acotándonos las horas con una programación disminuida y sin contratar gente, todo eso se achica», opinó una exdirectora de emisora que continúa trabajando en planta.

Ianniello resaltó que «los trabajadores llevarán adelante la programación. Eso me da la tranquilidad de que los temas van a ser cubiertos de un modo u otro. Hay trabajadores con la misma convicción de que la información debe llegar, que hay que estar al aire presente y dar a conocer cada información que se genera en un pueblo, en una región, a nivel nacional». Adviritó que si bien «esto está garantizado, se necesita alguien que direccione esas energías».

Los despidos de los directores no fue la única decisión que tomaron las autoridades de Radio Nacional. Se definió no emitir programación local en las emisoras del interior durante los fines de semana y feriados, limitándose a retransmitir producciones de Buenos Aires.

«Ya no hay más horas extras, ni feriados, ni sábados ni domingos. Ese recorte hace que los vecinos se queden sin el servicio de mensajes al poblador, fundamental para la Línea Sur. De esta forma, la gente se informa de los nacimientos, muertes, los servicios sanitarios», señaló Marcelo Parra que se desempeñó como director de Radio Nacional Bariloche hasta ahora.

Y agregó: «A esos parajes no llega ni el teléfono fijo, ni el celular, ni internet. La radio cumple una función directa de comunicar. De esta forma, se deja desolados a miles de argentinos que solo tienen ese medio de comunicación«.

Con la media sanción de la Ley Bases en la Cámara de Diputados, once empresas públicas quedaron sujetas a privatización. Entre ellas, aparecen Aerolíneas Argentinas, Energía Argentina (ENARSA), Radio y Televisión Argentina (RTA) – que controla la TV Pública y Radio Nacional y sus repetidoras en el país-, y la firma Intercargo, la prestadora de servicios en tierra, rampas y puentes de acceso en los aeropuertos. Todavía resta el tratamiento en la Cámara de Senadores.

«¿Estas nuevas definiciones son el camino hacia el cierre de la radio de a poco?», consultó RÍO NEGRO. «La primera medida es sacar las cabezas. Jubilar a los que puedan, echar a los últimos que entraron. Y cuando te querés acordar, tenés cinco o seis personas trabajando en terrenos que valen millones de dólares. El objetivo de la privatización no es la frecuencia ni los equipos que son viejos. Ningún empresario compraría eso. El objetivo son las tierras«, opinó Parra y concluyó que estas medidas «por ahora, constituyen un daño parcial y, no total».

Todos lamentan el fin del federalismo que caracterizó desde siempre a Radio Nacional. «Hoy todo se maneja desde Buenos Aires. Un 25 de mayo, en Ñorquinco se enterarán del estado de tránsito de la avenida 9 de Julio. Se va vaciando de sentido«, planteó Parra.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios