Soto y el sospechoso de matarlo eran viejos enemigos

Buscan a Montecino, con el que la víctima había protagonizado un tiroteo en 2014. La autopsia determinó que un solo disparo atravesó varios órganos y afectó la vena cava.



#

ROCA (AR).- El proyectil de la pistola 9 milímetros cruzó a Luis Alfredo Soto de lado a lado. El plomo le atravesó el riñón, la vena cava inferior y parte del hígado, por lo que las chances de sobrevivir eran ínfimas, según el primer informe de la autopsia realizada al cuerpo del hombre de 29 años que fue asesinado el miércoles por la tarde en la zona norte de Roca. El supuesto autor del crimen, que ya había protagonizado un enfrentamiento con la víctima el año pasado, seguía siendo intensamente buscado ayer a la mañana a través de varios allanamientos. Ayer, en la Morgue Judicial, los forenses llevaron adelante el primer informe tras el crimen ocurrido en Perito Moreno casi calle Pública. Una fuente judicial destacó que de los disparos efectuados uno solo alcanzó a la víctima que presentaba un orificio de entrada y otro de salida. Justamente por ese motivo se sospechó en un principio que se trataba de dos heridas de arma de fuego. El proyectil dañó órganos vitales por lo que las probabilidades de sobrevivir eran mínimas. Igualmente Soto llegó con vida al hospital aunque falleció cuando estaba siendo asistido. A quemarropa Según se informó ayer, el crimen se produjo minutos después de las 19:30 cuando el atacante –se trataría de Juan Montecino de 39 años– descendió de un Chevrolet Astra y sorprendió a Soto con varios disparos. Uno de ellos dio de lleno en el cuerpo de la víctima, que recorrió varios metros para ingresar a su casa a buscar un arma de fuego y repeler el ataque. Pero según los testigos no alcanzó a llegar al portón cuando cayó desvanecido. Tras la fuga del atacante, que fue identificado por vecinos, algunas personas intentaron asistir al muchacho y a bordo de un auto particular lo trasladaron al hospital, donde murió más tarde. Montecino y Soto ya eran viejos enemigos. En los tribunales de Roca hay una causa que había sido elevada a juicio y que los tenía como protagonistas. Es que los dos hombres habían mantenido un tiroteo el año pasado también en las inmediaciones al lugar donde ocurrió el crimen, aunque en esa oportunidad Soto disparó su arma y el proyectil le provocó una fractura de fémur en la pierna izquierda de Mortecinos. La Justicia había imputado a Montecino por portación ilegal de armas, amenaza y lesiones leves mientras que Soto llegaba al proceso por lesiones graves con arma de fuego. Los investigadores creen que el móvil del crimen fue justamente ese, ya que de un tiempo a esta parte tanto los protagonistas de este sangriento crimen como sus familias mantenían una tensa y violenta relación.

Hebe Rajneri

En la noche del miércoles la Justicia ordenó varios allanamientos en procura del paradero de Montecino.

General Roca


Comentarios


Soto y el sospechoso de matarlo eran viejos enemigos