Subastarán los barcos abandonados en lago Frías

Tras una inspección de la Justicia, se comprobó el riesgo de contaminación que representan las embarcaciones Dalca y Caleuche para el espejo de agua. El juez iniciará un proceso de remate que incluirá el complejo retiro de las naves.



El deterioro de las embarcaciones, con riesgo de hundimiento, y los aceites de sus motores representan un peligro latente para el ambiente.

Una comitiva de más de quince personas realizaron el martes una inspección ocular para constatar el estado de las embarcaciones Dalca y Caleuche, los dos barcos abandonados en el lago Frías que representan un riesgo ambiental por su estado de deterioro y los aceites que contienen.

La inspección fue liderada por el juez en lo Civil y Comercial N°5, Cristian Tau Anzoátegui, quien tiene a su cargo la causa por quiebra de la empresa Puerto Blest SA a quien pertenecieron los barcos una década atrás.

El magistrado confirmó a “Río Negro” que se inició el “proceso de subasta” que prevé realizar “lo antes posible” aunque admitió que lleva un tiempo administrativo ya que se deben tener informes previos de dominio de las embarcaciones, una tasación actualizada y se deberá informar de manera fehaciente a los potenciales compradores que para ser retirados del lugar se requiere de una “operación compleja” porque los barcos deberían ser desarmados para su trasladado.

Otra opción es que los barcos solo despierten el interés de la actual prestataria de la excursión por el lago Frías, Turisur, y en ese caso podrían requerir reparaciones pero no el retiro completo de las embarcaciones.

En 2015 un perito naval valuó el operativo de desarme- transporte y armado en unos 141.000 dólares por cada barco. El valor de mercado que cifró en ese momento para cada embarcación fue de 185.000 dólares.


El juez Civil y Comercial, Cristian Tau Anzoátegui, constató el estado de las embarcaciones y solicitó informes a dos peritos, uno naval y otro mecánico.


El juez Tau Anzoátegui remarcó que hoy “la prioridad es el cuidado del medio ambiente y ante la posible afectación es necesario avanzar con la subasta”. En un segundo plano quedó la venta de los bienes para el pago de los acreedores.

Semanas atrás este diario publicó un informe en el que se dio cuenta del riesgo de contaminación ambiental que generaban las embarcaciones en el espejo de agua que se encuentra en un extremo del Parque Nacional Nahuel Huapi, según informes de Prefectura, Parques Nacionales y la síndico María del Rosario Rodríguez, quien desde 2015 tiene en guarda los bienes de la empresa por orden del juez.

Convocan a especialistas

Un ingeniero naval y un ingeniero mecánico fueron convocados por el magistrado como peritos oficiales para constatar anteayer las condiciones de las dos embarcaciones que fueron calificadas por Prefectura Naval Argentina como un “peligro potencial para la preservación del ambiente” y con riesgo de hundimiento.

En la comitiva encabezada por el juez Tau Anzoátegui, participó el secretario del juzgado, Iván Sosa Lukman, la síndico Rodríguez, el intendente del Parque Nahuel Huapi, Diego Cannestraci, autoridades de la delegación Bariloche de Prefectura Naval, los peritos, entre otros.

No fueron convocados representantes de la empresa en quiebra quienes ya fueron “desapoderados de los bienes”, precisó el magistrado.

Para el juez, “la visita al lugar fue buena porque pudimos conversar con todos los actores de la situación de los barcos y todos están dispuestos a colaborar para no afectar el medio ambiente, de hecho Prefectura y Parques ya lo han estado haciendo”.

Los barcos prestaron servicios turísticos en la excursión del Cruce Andino (que atraviesa el lago Frías) y quedaron abandonados y bajo custodia judicial por un embargo trabado a la empresa Puerto Blest SA cuando en 2008 la firma dejó la concesión otorgada por la Administración de Parques Nacionales.

La Justicia ordinaria decretó la quiebra en 2015 y dio en guarda las propiedades de la empresa a una síndico.


Comentarios


Subastarán los barcos abandonados en lago Frías