Subir y bajar de un colectivo

BUENOS AIRES

Más de 2 de cada 10 personas no perciben el riesgo en las simples acciones de subir y bajar de un colectivo.
Por un lado, la posibilidad de ser atropellado por otro vehículo automotor, moto o bicicleta, al descender o al apresurarse a ascender a una unidad de transporte público. Un riesgo que fácilmente se puede disipar con sólo un par de segundos de visión que nos permitan advertir el mismo, mirando hacia atrás del colectivo.


Por el otro, al ascender o descender de un colectivo, muchas personas sufren caídas de diversa severidad. Esto ocurre en gran medida por bajar o subir utilizando un solo punto de apoyo. Esto se agrava si el vehículo aún está en movimiento.


Con una superficie equivalente a 10 centímetros cuadrados (lo que ocupa un pié apoyado) , el pasajero debe hacer frente a:
* Su propio peso
* La velocidad de caída
* Mantener el equilibrio
* Conseguir adherencia (pie/suelo)
* Contrarrestar la inercia
Por ello recomendamos:
* Aumente la cantidad de puntos de apoyo o agarre
* Suba y baje cuando el vehículo esté totalmente detenido.
Y cuando baje (o si pretende subir apurado) mire primero hacia atrás del vehículo.

Maria Eugenia Bertotti
ISEV (Instituto de Seguridad Vial)


Comentarios


Subir y bajar de un colectivo