Tarifas: Nación fija un techo del 20% para los aumentos del 2022

El gobierno salió a poner paños fríos ante la disparada de la inflación con el anuncio de aumentos con topes bajos para el gas. También comprende el servicio de energía eléctrica de Buenos Aires. Avanzarán con la segmentación de los usuarios.




Si bien no fue anunciado oficialmente, múltiples fuentes del gobierno nacional salieron en las últimas horas a detallar que ya se trazó la línea del techo para los incrementos tarifarios del año que viene que no superarán el 20% tanto en lo que hace al servicio de gas natural por redes de todo el país, como al servicio eléctrico de Buenos Aires, que es el único regulado por Nación.

La definición de este valor tope para los aumentos implica dos fuertes situaciones: por un lado que los usuarios (a excepción de la gran demanda) tendrán una suba en sus boletas no solo muy por debajo de la inflación esperada, sino incluso de la acumulada en el segmento. Y por el otro lado, que esta contención del mayor costo redundará en mayores costos para el Estado en lo que hace a subsidios.

Desde el gobierno nacional se explicó que si bien el primero en salir a dar detalles de esta definición de subas con tope fue el subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación, Federico Basualdo, se trata de una medida consensuada dentro de los diversos sectores que conforman el gobierno y que se espera que los incrementos se apliquen en una sola cuota entre el mes que viene y febrero.

«El 20% es el borde que se ha definido para los aumentos de todo el 2022», aseguró a Energía On una alta fuente del gobierno que agregó que «no se han dado más precisiones porque se está trabajando en cómo se distribuye ese porcentaje entre los elementos que conforman las tarifas».

En el caso del servicio de gas natural por redes, hay dos grandes factores que inciden en el valor de las boletas, por un lado está el costo de distribución que es el que reconoce el costo que tienen las transportistas para llevar el gas a cada hogar. Este ítem subió solo un 6% durante este año.

El otro factor que incide en las boletas es el precio del gas en sí, conocido como precio en boca de pozo o PIST (punto de inyección al sistema de transporte). Este valor fue debatido este año en una audiencia pública que dio cuenta de un atraso del 63% que impactaría en el valor final de las facturas en un 35%, pero finalmente ese valor no fue modificado.

De acuerdo a las consultoras especializadas, el atraso en la tarifa del gas acumula cerca de un 200% de atraso si se tienen en cuenta no solo la inflación y el aumento del valor de la energía, sino también la disparada del dólar y de los costos de mantenimiento, con los cual una suba del 20% para todo el año estaría muy lejos de ese porcentaje e incluso de la inflación que mientras desde el gobierno se había fijado en un casi imposible 30% para el 2022, el mismo Banco Central de la República Argentina (BCRA) reconoce que podría llegar al 50%.


Segmentación y zona patagónica


Desde el gobierno nacional se indicó que junto a este incremento de paños fríos en las tarifas, en especial en la eléctrica para Edesur y Edenor, se comenzará a aplicar la tan nombrada segmentación tarifaria. En concreto, cuando se habla de segmentación de lo que se trata de un cambio en la distribución de los subsidios a la energía, que hoy representan casi el 60% en el caso del gas y el 70% para la luz de Buenos Aires y el conurbano.

«En principio se va a avanzar con los usuarios de Buenos Aires porque es un análisis que se realiza a partir de los datos de las distribuidoras como Edesur y Edenor y el Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE), mientras que para hacer lo mismo en las provincias deben participar muchas más empresas y mucho entes reguladores provinciales», se explicó.

Uno de los parámetros que se utilizará en el caso bonaerense para determinar qué usuarios domiciliarios tendrán una fuerte quita de subsidios es si su vivienda se ubica en un barrio privado o en una zona selecta, en donde el valor del metro cuadrado supere los 3700 dólares.

En el resto del país las diversas distribuidoras y cooperativas de energía eléctrica aplicaron en este año aumentos mucho más alto en sus boletas, por lo cual el punto de partida de este análisis será muy diferente a lo que ocurre en Buenos Aires.

En tanto que en el caso del gas natural, se advirtió que si bien la intensión es trabajar también en la segmentación de los usuarios, para que aquellos que tienen un mayor poder adquisitivo tengan una menor cobertura de subsidios, también se reconoció que esta quita no podrá afectar a los subsidios que están otorgados por ley como es el caso de la Zona Patagónica y la reciente Zona Fría.

El problema de fondo que enfrenta el gobierno está precisamente en los subsidios, dado que mientras desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) se busca que no superen en el 2022 el 1,5% del Producto Bruto Interno (PBI), no solo este año estarán rozando el 3%, es decir unos 10.000 millones de dólares, sino que ante la disparada del costo del gas importado para el año que viene todo indica que el escenario es mucho más complejo.


Comentarios


Logo Rio Negro
Tarifas: Nación fija un techo del 20% para los aumentos del 2022