Terapias para el dolor en los animales

Es común ver ciertas patologías crónicas dolorosas en animales gerontes. La fisioterapia ayuda a evitar el dolor y también a recuperarse de cirugías

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al dolor como una experiencia sensitiva y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular real o potencial. “La diferencia con los animales es que son incapaces de transmitir su dolor en palabras y depende de la interpretación subjetiva de sus dueños y del médico veterinario, de saber interpretar la gravedad de la dolencia”, explica Marcia Biancucci, médica veterinaria especializada en fisioterapia, de Roca.


Y agrega: “Aparte de los síntomas generales como decaimiento, inactividad, cojeras, inapetencia, demoras en reincorporarse, renuncia al ejercicio.Existen síntomas más inespecíficos como la vocalización, agresividad y depresión”. La fisioterapia en animales beneficia el mejoramiento en articulaciones y músculos ensu funcionamiento y movilidad ayudando a evitar el dolor, ya sea por la avanzada edad o por causa de cirugías. “La terapia para el dolor consiste en la implementación de una serie de radiaciones no ionizantes aplicadas con equipamiento específico para cada patología y cada paciente”, explica la profesional.

“El único dolor tolerable es el dolor ajeno”

Marcia Biancucci MP 745, M. Veterinaria Fisioterapia y Rehabilitación, de Roca.

Según Biancucci la remoción del dolor a niveles aceptables se ven en la mayoría de los casos a partir de los 45 días, pero de las primeras sesiones se puede apreciar un alivio importante en el animal. Los marcadores que indican el éxito de la terapia a nivel físico son: restablecimiento de la actividad, aumento del ejercicio, mejoría en el rango articular, mayor tolerancia a la palpación. Y a nivel psíquico: aumento del apetito, estado de alerta, se vuelven más juguetones y “vuelven a ser ellos mismos”, señala la profesional.


La especialista hace hincapié sobre las terapias para alivianar el dolor, no sólo los pacientes gerontes sino, todo aquel que pasa por un proceso doloroso, como fracturas, cirugías, dolor neuropático, dolor asociado a compresiones medulares (hernias disco, disco espondilosis), panosteitis, entre otras patologías; y, en pacientes con cáncer terminal, donde se ha intentado todo y la eutanasia no es una opción para sus dueños. Un ejemplo claro es el de Moly, una perra de 13 años, de Roca. “Moly fue derivada por dolor y pérdida de movilidad, por disco espondilosis deformante degenerativo e irreversible, pero su mejoría es notable cada día”, cuenta Biancucci.
Y agrega: “Hay otra salida a la eutanasia y a los tratamientos tradicionales para el dolor siendo la fisioterapia relativamente nueva”.

Para considerar y tener en cuenta:

Es fundamental que los propietarios reconozcan los cambios a tiempo para evitar el sufrimiento innecesario y poder acudir a su médico veterinario de confianza.

Sobre esta terapia es importante resaltar la eficacia de la misma a tal punto que puede evitar está difícil decisión

Antes de tomar una decisión tan difícil como es la eutanasia del animal debido a ciertas patologías crónicas dolorosas que son bastante común en animales gerontes, la fisioterapia contribuye al mejoramiento y el bienestar de su etapa.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Terapias para el dolor en los animales