Testigos afirmaron que víctima y acusado de femicidio no eran novios

BARILOCHE (AB).- Hernán Guillermo Cortés fue trasladado ayer por la tarde al edificio de Tribunales de John O’Connor al 20 luego de que se le practicara el examen mental obligatorio. Allí fue indagado por el juez de Instrucción Ricardo Calcagno, quien le informó que está imputado como presunto autor del homicidio de María de la Cruz. Así lo informaron fuentes judiciales que señalaron que el imputado estuvo asistido por un defensor oficial. Indicaron que Cortés se abstuvo de declarar y que el magistrado ordenó alojarlo en el Penal 3 de esta ciudad hasta que resuelva su situación. La información preliminar, que surgió tras el hecho de fuentes policiales, indicaba que el acusado era pareja de la víctima, pero testigos que declararon en el juzgado donde tramita la causa desestimaron que Cortés y De la Cruz mantuvieran una relación sentimental. En el caso de que se confirme esa hipótesis se descartaría, en principio, el delito de homicidio agravado por el vínculo, que prevé una prisión perpetua. Mientras, la investigación del crimen de la mujer sigue adelante. Las fuentes comentaron que el juez hizo lugar a las medidas de prueba que había solicitado el fiscal Bernardo Campana. Calcagno dispuso el secuestro de los celulares de la víctima y del imputado para la peritación correspondiente. Además, requirió la grabación del llamado que el imputado supuestamente hizo alrededor de las 4 del miércoles al 911 de la Policía de Río Negro. Las fuentes indicaron que el imputado se comunicó al número de emergencias para pedir la presencia policial porque había ocurrido una tragedia y aportó la dirección del departamento que alquilaba la víctima. Cuando los policías irrumpieron en el departamento hallaron a Cortés sentado al lado del cuerpo sin vida de la mujer. Los policías detuvieron al sujeto de 39 años, que tenía algunos rasguños en la zona del cuello. La autopsia que se practicó al cuerpo de la mujer de 47 años estableció que murió por asfixia mecánica, entre las 13 del martes y la madrugada del miércoles. Además, se tomaron muestras para hacer análisis de ADN que permita determinar la autoría del hecho. De la Cruz era contadora y trabajaba en la delegación local de la Aduana. Se había radicado hace menos de un año en esta ciudad y alquilaba el departamento a la madre del imputado. La propietaria vive en una casa contigua, donde el acusado tenía su domicilio.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora