Torre Talero, el monumento que no tiene quien lo cuide

Sus puertas fueron robadas, las ventanas están rotas y hay paredes interiores demolidas. Es patrimonio histórico, pero luce abandonado y rodeado de basura.



#

A su suerte. Esta es la postal del emblemático edificio. (Foto: leonardo petricio )

Endeble y al borde del colapso, así se ve la centenaria Torre Talero. Atrás quedaron los años radiantes de la construcción de rocas y ladrillos, tan antigua como la capital neuquina y que se convirtió en Patrimonio Histórico Provincial, luego Municipal y finalmente Nacional. Pero lejos de contar con la atención del Estado, la falta de mantenimiento y de resguardo llevaron a que el edificio se encuentre en un estado abandono total.

“Lamentablemente, no tenemos conciencia conservacionista. Uno va a otras ciudades o provincias más viejas que Neuquén y ve como mantienen los edificios antiguos, que tienen más de cien años y están impecables. Acá, hemos perdido la cultura de conservar el patrimonio y los edificios antiguos”, manifestó Tomas Wagner. Su madre, Carmen Luisa Wagner, fue la última persona que vivió en la edificación antes de que sea vendida al municipio.

La torre se encuentra rodeada de sauces, álamos y frutales, en la esquina de Lanín y Bejarano del barrio Valentina Sur. Por su predio pasaron espectáculos de danza, desfiles y ensayos fotográficos realizados por estudiantes de arte. El municipio anunció en 2013 un proyecto para refaccionarla y convertirla en un paseo cultural, pero quedó en la nada.

Hoy el cerco perimetral que debería protegerla está roto, el pasto llega hasta las rodillas y la basura abunda. El estado interno del edificio es aun peor: se robaron las puertas, no queda una ventana sana y caminar sobre el crujiente piso de madera es un riesgo; está plagada de grafitis y han demolido paredes enteras.

Marta Talero, nieta del propietario de la torre Eduardo Talero, recriminó que el municipio “lo que quiere es que se venga abajo y sacarse el problema de encima, pero si lo quieren sacar, lo voy a llevar a juicio. Porque tienen que cumplir con el decreto por el cual lo compraron. La compraron para hacer un museo con las normas que corresponda y hay que hacerlo cumplir”.

El Municipio neuquino anunció
en el 2013 un proyecto para refaccionarla y convertirla en un
paseo cultural,
pero quedó en la nada.

Cronología

Datos

El Municipio neuquino anunció
en el 2013 un proyecto para refaccionarla y convertirla en un
paseo cultural,
pero quedó en la nada.
Fue construida en 1906 a pedido del escritor colombiano Eduardo Talero.
En el año 1964, la torre Talero fue adquirida por Tomas Uhlauz.
En 1981, por decreto, la Provincia la declaró patrimonio histórico.
1998: el Municipio la compró y la declaró edificio histórico.
En abril del 2015 fue declarada por la ley 27129 monumento histórico nacional.

Comentarios


Torre Talero, el monumento que no tiene quien lo cuide