Transformar la realidad



#

Hernán Riveiro es uno de los 50 integrantes “estables” del CAVA. Las actividades suman entre 100 y 200 personas según lo amerite la ocasión. “El martes 24 de abril crucé el Parque Central de sur a norte y vi el anfiteatro tapado por primera vez. No podía creer que alguien, un gobernante en este caso, decidiera sepultar un espacio público de una forma tan brutal. Apenas supe de la convocatoria decidí ir. No fui con una idea clara. Sólo quería manifestar mi disconformidad hacia la decisión del intendente, pero ese día se empezó a gestar algo en común en el lugar y, cuando salió el gato de entre los escombros, creo que todos y todas pensamos a la par que el destape simbólico se convertiría en un destape total y verdadero, concreto”, relata. Hernán participa hace varios años de espacios colectivos, como “Club de Artistas” de Cipolletti y de la revista NorteSur/arte del fin al mundo. “Siempre estuve en grupos que surgieron desde el decir y luego pasaron al hacer. Y con el anfiteatro se dio al revés. Primero hicimos, destapamos dos veces un anfiteatro, y ahora recién nos estamos pensando como colectivo, como artistas que transformaron una realidad concreta”, asegura. Andrea Flores tiene 24 años, estudia y trabaja. “El 29 de abril sola en mi casa tomé una pala, mi mochila, mi termo y mate y me fui al lugar donde antes se encontraba el anfiteatro”, recuerda sobre ese domingo. “Quiero una ciudad más inclusiva, un cultura accesible a todos, quiero ver a los pibes de los barrios tener una cancha de fútbol con pasto, quiero que mi ahijado pueda hamacarse sin lastimarse, quiero arboles y verde, quiero centros deportivos en Cuenca XV”, cuenta Andrea.


Comentarios


Transformar la realidad