Un buen compañero

Ligato aguantó a Villagra y le dio una mano a Madero. El título se define en Córdoba.



BARILOCHE (Raúl Bernal, enviado especial).- Marcos Ligato apretó los dientes, aceleró todo y en la 13 edición del Rally Corredor de los Lagos se quedó con el triunfo que hacía rato se le negaba. De paso, le dio una mano enorme a su compañero de equipo, Nicolás Madero, porque postergó en un emotivo final a Federico Villagra.

El local, aclamado por una multitud, se sacó la mufa de encima ganando la segunda etapa e irá a la definición del título en el Grupo N-4 con 5,5 puntos de ventaja sobre el temible “Coyote”.

La etapa final, ganada por Madero, no tuvo nada que ver con la primera, que fue un caos, si bien el público otra vez desbordó todas las medidas de seguridad.

Otra vez se dio el mano a mano entre el Tango Rally Team y el VRS, aunque uno de sus protagonistas no fue el esperado. Madero abandonó el pasado sábado cuando lideraba fácil y Villagra tenía una gran oportunidad de limar toda la diferencia que el barilochense había edificado en el certamen. Fue el turno de Ligato, el dueño del TRT, para prenderse en una lucha tremenda con el “Coyote”.

Ligato hizo una prueba casi perfecta, aunque antes de festejar con su compañero de equipo y amigo Madero tuvo que acelerar de lo lindo con Villagra, quien se jugó todo por la victoria.

Marcos pegó de movida, al tiempo que Villagra sufría con un problema en su auto y Madero daba cátedra, reenganchando, tratando de ganar la etapa. Cumplida la primera sección, con tres especiales, parecía prueba cerrada.

Luego de la asistencia, el “Coyote” sorprendió. Lejos de conformarse con el segundo lugar fue por todo y achicó con Ligato hasta ponerse a sólo 1s 1/10 con 10,40 kilómetros del tramo de El Rebenque por delante.

Ligato se manejó todo y postergó a Villagra, mientras que Madero ganó el cuarto de los seis especiales, se llevó la etapa y de pasó salvó algunos puntos, por lo que en la definición del título, que lo tendrá al “Coyote” como local, contará con una pequeña ventaja.

En la Light abandonó el local Agustín Elvira cuando venía ganando, mientras que el debutante Martín Díaz fue tercero.

En la S-R ganó Elder Tasca, después que e Raúl Martínez cometiera un exceso cuando ganaba fácil y podía extender la definición hasta la última.

El rally de Bariloche entró en la historia y dejó tela para cortar. El Argentino deberá definir a donde apunta a futuro. Quedó claro que Ligato y Villagra pueden manejar la categoría, pero son pilotos y en las pruebas se necesita alguien capacitado para tomar decisiones. También que el público no mide en consecuencias y no toma dimensión que puede morir viendo el espectáculo. SUPLEMENTO PODIO.-


Comentarios


Un buen compañero