Un erizo como mascota: todo lo que necesitas saber

Los erizos africanos de vientre blanco suelen frecuenta los hogares argentinos. Aquí, te contamos sobre cuidados y alimentación para una vida saludable.

Los erizos africanos de vientre blanco (Atelerix albiventris) cada vez más son integrados como las nuevas mascotas en los hogares en nuestro país.
Estos pequeños mamíferos cubierto de pelos, modificados en forma de púas son su mecanismo de defensa, ante los posibles predadores, o para hacerle saber a los humanos que no quiere ser molestado. Estas púas se van cambiando a lo largo del año y encontrar algunas dispersas en su recinto, no debería alertarnos a menos que el erizo presente gran parte de su lomo pelado, en ese caso la visita a su veterinaria es fundamental.

“La piel de la pancita está cubierta de pelos. Tienen pequeños dientes dispuestos para facilitar la ingesta de insectos. Las hembras pueden reproducirse durante todo el año y pueden abandonar, matar o comer a sus crías, si se las molesta, o sentirse amenazadas. Por lo tanto, se debe retirar al macho y evitar molestarla, al menos durante los primeros 14 días post parto”, indica Georgina Ibáñez, médica veterinaria de pequeños animales y atención especializada en animales exóticos, de Roca.

Si bien son desconfiados, el tiempo, los mimos y respeto pueden formar a un erizo de fácil manipulación y muy amigable”.

Georgina Ibáñez, médica veterinaria.


Los erizos son animales solitarios y tienden a ser agresivos entre ellos. El recinto donde habiten debe tener buena ventilación y brindar seguridad para el animal y evitar escapes, ya que trepan con gran facilidad las jaulas. El suelo debe ser blando para evitar daños en sus pequeñas patitas, además de absorbente para mantener y facilitar la limpieza del lugar. “Contar con una casita o refugio donde puedan esconderse evitará estresarlos”, explica Georgina e indica que son sensibles a los cambios de temperatura (ideal 24°), por debajo de los 17° pueden dejar de comer y sufrir hipotermia, por encima de los 30° el riesgo a padecer un golpe de calor será elevado.

Estas simpáticas criaturas consideradas omnívoras -que come productos vegetales y animales- la dieta debe ser alta en proteínas: insectos, gusanos, caracoles y babosas; y, baja en grasas y con un contenido alto en fibras. La profesional aconseja no darle alimento balanceado de perros y/o gatos, sino un balanceado formulado para erizos. Estos admirables y pequeños mamíferos cubiertos de púas desempeñan la mayor actividad durante la noche, por lo que se debe tener en cuenta para la alimentación y asegurar la actividad física, y evitar la obesidad. Los insectos vivos lo estimularán a hacerlo. Tanto el agua como la comida se le deben ofrecen en recipientes pesados, para que no los vuelquen. Pueden acostumbrarse a usar bebederos tipo chupete como los utilizados para cobayos.
Si bien son desconfiados, el tiempo, los mimos y respeto pueden formar a un erizo de fácil manipulación y muy amigables. Son extremadamente curiosos y les encanta corretear por los espacios de la casa, por eso es necesario que siempre se encuentren bajo supervisión. Garantizarles y proveerle un espacio seguro para erizos”, concluye la profesional.

Para tener en cuenta

Visitas veterinarias, control semestral para evaluar y modificar la dieta y control parasitológico.
No se vacunan.
Es recomendable esterilizar machos y hembras para evitar las colectas uterinas en hembras y tumores metastásicos en machos.
Es muy importante el control de cabello humano en el suelo, que se enreden en sus patitas arriesgando sufrir la amputación por falta de irrigación, si no son atendidos a tiempo.
La dieta debe ser alta en proteínas: insectos, gusanos, caracoles y babosas; y, baja en grasas y con un contenido alto en fibras.
No darle alimento balanceado de perros y/o gatos.
Garantizar y proveer un espacio seguro con casita donde puedan refugiarse.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Temas

Mascotas

Comentarios


Un erizo como mascota: todo lo que necesitas saber