Un final cálido en una noche fría

Todos los ritmos estuvieron presentes en el concierto la despedida del XII Festival Internacional de Percusión en Roca.



#

Fernando Hashimoto y Daniela Cervetto “calentaron” la noche con una propuesta que tuvo humor y clima mundialista. Foto:

Música

ROCA.- Durante cinco días la percusión se apoderó de Roca durante la semana pasada en el marco del XII Festival Internacional de Percusión, organizado por Fundación Cultural Patagonia, que se desarrolló entre el martes y el sábado.

Clases maestras y conciertos fueron parte de esta propuesta que la institución ofrece año a año y se ha transformado en un evento irremplazable en la cartelera cultural de la ciudad y el Alto Valle.

Como ocurrió durante la edición 2013, este año el Concierto Despedida fue el sábado pasado en el Espacio Cultural de Fundación Cultural Patagonia, ubicado en San Luis 2085, con entrada libre y gratuita.

En una noche en la que el frío reinaba en el exterior, en la sala no se sentía por el calor que los artistas imprimieron a sus interpretaciones, que fueron seguidas por más de 600 espectadores que acompañaron cada performance con palmas y emoción.

El espectáculo se inició con la actuación del Ensamble de Percusión de Fundación Cultural Patagonia, que junto a su Director, Ángel Frette, descolló con la interpretación de dos clásicos de la música ciudadana nacional, “El choclo” y “Taquito militar”.

Luego fue el turno de los norteamericanos Gene Koshinski y Tim Broscoius, integrantes del Quay Percussion Duo, quienes fueron ovacionados con su performance de percusión teatral en una pieza basada en el tradicional cartoon “El correcaminos”.

El estadounidense Phillip O’Banion continuó la acción con un tema para tambor y con una cinta grabada, para dar paso al brasileño Fernando Hashimoto, quien actuó en compañía de Daniela Cervetto. Ambos artistas comenzaron su presentación desde abajo del escenario y acompañados de los instrumentos y sus voces interpretaron un tema en una suerte de “Brasil-Argentina”, relacionando con la actualidad del Mundial, que de una forma humorística, sobrevoló toda la noche.

Luego fue el turno de Tom Teasley (EE.UU.), y después el del conjunto chileno Chak Dúo, otro de los puntos fuertes del espectáculo. El grupo interpretó dos cuecas de su país con el acompañamiento de Teasley y su compatriota Mark Holen en batería. Sumando canto y danza a la actuación, el Chak Dúo, compuesto por Felipe González en percusión y Marcela Lillo en piano, fue aplaudido con emoción por los presentes, por su propuesta innovadora y distintiva.

El concierto siguió con la presencia del argentino radicado en Chile Piny Levalle, quien con el instrumento la kalimba compartió dos piezas con los espectadores, una en solitario y otra en compañía del Grupo de Jazz de Fundación Cultural Patagonia.

Este conjunto se quedó en el escenario para acompañar al americano Tony Miceli, Hashimoto y Cervetto en un tema, y a Miceli en otro, con un intenso solo del contrabajista Víctor Valdebenito, integrante del Grupo de Jazz.

Para el final, Mark Holen tocó dos de sus creaciones junto al Grupo de Jazz, la flautista Silvina Cárdenas y el percusionista Lisandro Parada, con una gran demostración del trompetista Guillermo Lancelotti, nueva incorporación del Grupo de Jazz. Holen demostró su calidad y simpatía anunciando en castellano sus obras.

Las palabras del director artístico del Festival, Ángel Frette, quien funcionó como maestro de ceremonias anunciando a cada artista y contando un poco de su obra, y relatando anécdotas que le dieron a la noche un tono intimista, sellaron un cierre exquisito con la presencia de todos los artistas en escena.

Una gran fiesta final con más de 20 músicos sobre el escenario que le dieron una despedida única al XII Festival Internacional de Percusión.


Comentarios


Un final cálido en una noche fría