Un horizonte despejado



LA PAZ.- La reelección por abrumadora mayoría del presidente de Bolivia, Evo Morales, le permitirá acelerar su proceso de cambios gracias a una amplia mayoría en el Congreso y al debilitamiento de la oposición.

Morales, de 50 años, que obtuvo un arrollador triunfo en las elecciones del domingo con más del 60% de los votos, anunció que "el tener los dos tercios en el Congreso me obliga a acelerar el proceso de cambio" iniciado en 2006 con la nacionalización de los recursos naturales de su país.

El dominio absoluto del Congreso le da autonomía al partido del presidente, el Movimiento al Socialismo (MAS) para temas como la reforma de la Constitución o el nombramiento de autoridades claves como los miembros de tribunales, y el presidente del Banco Central.

El mandatario ratificó ayer que este "proceso es imparable".

Previamente había fijado como prioridad la aprobación en el Congreso de una ley de investigación de fortunas y otra referida al seguro universal de salud, ambas estancadas en el Senado hace tres años.

Para el sociólogo y columnista Ricardo Paz, Morales "está en una bifurcación del camino: o toma este rumbo de profundizar la democracia, ampliar la participación ciudadana o cae en la tentación autoritaria de tratar de construir un proyecto de poder excluyente".

Un proyecto que consistiría en convertir al MAS (Movimiento al Socialismo) en un "partido hegemónico al estilo del PRI de México (en el poder entre 1929 y 1997), del Partido Colorado de Paraguay (seis décadas de gobierno)" y que "es una tentación que va a estar presente de una manera muy fuerte", manifestó Paz.

En esa línea, "es muy probable que el presidente en las próximas horas vaya a cubrir por decreto supremo las acefalías (vacantes) de la Corte Suprema de Justicia, del Tribunal Constitucional", advirtió, algo que iría "en detrimento de la independencia de poderes".

La politóloga Jimena Costa, profesora de la Universidad Mayor de San Andrés, advirtió que el gobierno debe tener "frenos y límites porque sino siempre corren el riesgo de hacer mal uso del poder y de los recursos".

(AFP)


Comentarios


Un horizonte despejado