Un huracán es el nuevo desafío de la misión argentina del Saocom 1B

Isaías sopla con fuerza en el Caribe y llegará a las costas de Estados Unidos, donde está el satélite que construyó Invap y 18 científicos.



Los científicos argentinos en una de las fotos en la puerta del hotel donde se hospedan. Esperan fuertes lluvias para hoy. Foto: gentileza

Los científicos argentinos en una de las fotos en la puerta del hotel donde se hospedan. Esperan fuertes lluvias para hoy. Foto: gentileza

La del lanzamiento del satélite argentino Saocom 1B amenaza con transformarse en la misión más larga y llena de obstáculos desde que Invap comenzó a construir equipamiento espacial, hace más de 20 años. La nueva amenaza es el huracán Isaías que hoy provocará fuertes lluvias y vientos de una intensidad incierta sobre el sur del estado de Florida, donde se encuentran los científicos argentinos y el aparato.

Desde principios de julio están en Cabo Cañaveral, base de lanzamiento espaciales, 12 científicos de Invap y seis de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae). Viajaron para participar del lanzamiento del segundo de los Saocom 1, un satélite de observación de la Tierra.

Tras cumplir el aislamiento preventivo y después de dos hisopados en procura de coronavirus que dieron negativo, comenzaron a trabajar sobre el satélite, que había viajado en marzo junto con una delegación similar, que debió regresar por la pandemia.

Pero la Fuerza Aérea de Estados Unidos ordenó que el lanzamiento del cohete Falcon 9 de la empresa Spacex se postergara hasta finales de agosto.

Ahora lo que acecha es el huracán Isaías, que afecta islas del caribe y que se espera que llegue con fuerza diluida a la costa estadounidense.

Hoy (por ayer) vamos a tener que guardar varios contenedores dentro del hangar, que es una tarea nueva, no prevista originalmente”, le dijo a Río Negro desde Cabo Cañaveral el gerente de Proyectos Espaciales de Invap, Gabriel Absi.

La decisión de postergar el lanzamiento otra vez puso en una disyuntiva a la misión. En principio, un grupo reducido iba a regresar a Argentina en los vuelos regulares que comenzaron a programarse, pero por ahora eso no ha pasado.

En satélite ya está colocado en la punta del cohete, que es una de las partes que la nave perderá en el lanzamiento, cuando libere su carga (irán dos aparatos más en la misión).

Spacex desarrolló aparatos que pueden reutilizarse en gran medida porque vuelven a aterrizar. Por eso se puede realizar por primera vez un vuelo de órbita polar desde Cabo Cañaveral desde que se suspendieron, en 1960, cuando parte del fuselaje de un cohete que estalló al despegar cayó sobre territorio cubano y mató una vaca (ver aparte).

Los contenedores que deben resguardarse en un hangar tienen el equipamiento que fue exportado junto con el Saocom 1B y los científicos, para atender la revisión del satélite, desde el hardware hasta las decenas de microcomputadoras instaladas a bordo.

La órbita de los Saocom simula los meridianos: pasan sobre los polos, como si cortara al planeta en gajos de naranja.


Comentarios


Un huracán es el nuevo desafío de la misión argentina del Saocom 1B