Un “lifting” a los paseos hace más linda a Neuquén

De cara al centenario de la capital, las plazas Roca y Belgrano están siendo remodeladas.



La plaza Julio A. Roca tiene más de 80 años, todo un símbolo de la época de fundación.
NEUQUEN (AN).- Los dos paseos públicos más clásicos de Neuquén, de alto valor patrimonial e histórico, son remodelados a nuevo con veredas, canteros, césped, sistemas de riego, luminarias y juegos infantiles remozados de cara al centenario que cumplirá la ciudad el año que viene.

Son las plazas Julio A. Roca, octogenaria y parte del casco histórico capitalino, y la Ministro González, tres décadas más joven pero fuertemente integrada a la identidad urbana de los neuquinos.

La municipalidad pone sus ojos en estas dos plazas del centro luego de tres años en los que se consolidaron unos 150 espacios recreativos sobre 270 existentes en todos los barrios. La excepcional arboleda característica de estos recreos será realzada con un “desrrame” prolijo para que la luz natural se cuele entre las hojas y el follaje se extienda hacia los costados para unirse con la de los árboles vecinos formando un enorme paraguas verde.

También en ambos casos es respetado el diseño original, del centro hacia afuera, con caminos internos dirigidos hacia las calles y las esquinas.

La plaza Roca forma parte de un sistema más amplio de espacios verdes, resabio del Neuquén de la fundación. Un flamante sistema lumínico abre la primera fase de trabajos proyectados para transformar la penumbra en iluminación y en un sitio seguro para los paseantes. Las luminarias son tipo antorcha, de 5 metros de altura, con toma a tierra, a tono con los viejos pinos que parecen querer trepar al cielo.

Las luces se ubicarán en círculo dentro del parque en tanto que en los senderos seguirán a las diagonales, hasta confundirse con las localizadas en el perímetro de la plaza. La inversión en iluminación ronda en 60.000 pesos.

Marta Buffolo, secretaria de Obras y Servicios Públicos, recuerda que su abuelo José construyó las veredas internas de cemento alisado en 1928. Quizá por eso las mantendrá, reconstruyendo a nuevo los paños rotos.

Como la provisión adecuada de agua es lo único que garantiza la vida de árboles y césped, está previsto construir un pozo, que según los profesionales se encontraría a 40 metros de profundidad. La captación del líquido fluirá por las cañerías de goteo y del riego por aspersión.

Un criterio semejante maneja Buffolo para la plaza Ministro González, donde ya puede verse a personal municipal trabajando. Buffolo tiene especial cariño por este lugar porque siendo niña, con otros chicos, plantó los primeros árboles.

Por lo pronto, toda la vereda del centro se hará de nuevo, habrá más bancos y los actuales serán restaurados, la zona de juegos infantiles readecuada y se va a crear un área especial para los adultos.

El sistema eléctrico se hará a nuevo. “Las luminarias no tienen toma a tierra, es un milagro que no haya ocurrido nunca un accidente”, remarcó Buffolo.

El tablero maestro de electricidad dará lugar a otro en perfectas condiciones, que alimentará a la futura bomba de riego y a las columnas nuevas. El pozo de alimentación de agua bajará a 60 metros de profundidad. Hoy por hoy, este espacio es regado con un “sapito” de jardín.

A la hora de proyectar, los robos también cuentan

NEUQUEN (AN).- Pasó la euforia de las luces rasantes para poner en valor monumentos, árboles majestuosos y senderos. La causa es resultado del hartazgo de la comuna de reponer las existentes en el Parque Central y al pie de la fuente Cibeles. “Nunca más”, jura Marta Buffolo, funcionaria de Obras Públicas.

Los proyectos originales de las plazas Roca y González preveían la utilización de reflectores especiales al ras del suelo así como veredas de pórfido y piedra lavada intercalada. Una y otra, como consecuencia de los robos continuos y por una cuestión de costos, pasaron a la historia.

Ahora el municipio privilegia a los artefactos altos del tipo antorcha, menos accesibles y fuera del alcance del público, con tratamiento anticorrosivo en las columnas de hierro.

Todas las remodelaciones son emprendidas con personal municipal, las de la plaza Roca cuestan alrededor de 180.000 pesos (originalmente 260.000) y las de Ministro González 110.000 pesos. Son financiadas con fondos propios, pero el intendente Horacio Quiroga espera recibir un préstamo nacional de 350.000 pesos antes del 25 de mayo próximo y de llegar, destinarlo a estos emprendimientos.

Todas las intervenciones se ajustan rigurosamente al diseño y arquitectura original, no cambian el tipo de bancos y la arboleda no se toca, por considerárselos parte del patrimonio histórico. Se les incorporan, sí, “nuevos elementos de tecnología que permitan lograr un espacio de alta calidad”.

En particular, la plaza Ministro González depara una sorpresa a los más pequeños: la provisión de juegos incluye una calesita con cuatro asientos y un par de hamacas con cinturón de seguridad para infantes de hasta tres años.

El área está sujeta a una remodelación total, adecuándola con zonas de estar para adultos que suelen concurrir al lugar.

En el paseo Roca también está previsto refuncionalizar el sector de juegos pero sin correrlo del cuadrante sureste, donde se encuentran desde que la plaza fue creada. En cambio, desaparecerán para siempre los portales de madera levantados por el ex intendente Luis Jalil sobre las diagonales del recreo.


Comentarios


Un "lifting" a los paseos hace más linda a Neuquén