Un pacto de silencio que lleva cinco años



EL HOMICIDIO DE Neumann

BARILOCHE (AB).- El posible autor del homicidio del médico policial Guillermo Neumann compró el pistolón calibre 36 la noche anterior al crimen. Fuentes judiciales recordaron que Juan José Soria le vendió el arma al sujeto, que llegó a acompañado de Roberto Juan Cabrera para hacer la operación.

Soria y Cabrera estuvieron imputados como presuntos autores del delito de entregar un arma a una persona que no es su legítimo usuario. Se los detuvo, fueron indagados, pero nunca dijeron quién fue el comprador. Ese pacto de silencio se mantiene hasta ahora.

El juez elevó en mayo del 2013 la causa a juicio contra Soria y Cabrera por ese delito a pedido del fiscal Guillermo Lista. Pero la Cámara Criminal Segunda declaró la nulidad de las actuaciones.

Ayer, una alta fuente judicial recordó que se declaró la nulidad porque no se puede desvincular el arma que produce la muerte de la causa principal que investiga el homicidio. Señaló que lo esencial es descubrir al autor del crimen.

En cinco años nadie aportó ningún dato que permita identificar al comprador del arma. Las fuentes creen que allí está la clave para esclarecer el hecho, pero el temor y la complicidad se impusieron durante todo este tiempo. ¿Por qué lo mataron? Nadie lo sabe, sólo hay sólo especulaciones.

El abogado Víctor Massimino, que defendió a Ricardo Arriagada desde el inicio de la investigación, sostuvo que “se presentaron un montón de pruebas que acreditaron que Arriagada no era el autor”.

Dijo que Arriagada tenía una campera verde como la que hallaron en el lugar del crimen. Pero era de otro material. “Además entraban dos Arriagada en la campera del supuesto homicida”, indicó el abogado. Las pruebas de ADN tampoco lo incriminaron. Señaló que fue notificado el 6 de abril del sobreseimiento del joven.


Comentarios


Un pacto de silencio que lleva cinco años