Un presidente que evidentemente no se cuida

El mensaje que Alberto Fernández predica con énfasis al país es claramente incongruente con sus propios y recurrentes desatinos sanitarios.





Alberto Fernández y Martín Guzmán, La foto que divulgó el ministro de Economía en el cumpleaños del presidente.

“Yo vivo cuidándome y sin embargo me dio positivo. Eso demuestra que todos tenemos que estar alertas y respetar todo lo que es necesario para evitar el contagio”. Esto dijo Alberto Fernández a Infobae a horas del hisopado que determinó que fue contagiado de coronavirus.

¿Vive cuidándose? Es probable que, en su fuero íntimo, piense que hace todo bien para esquivar la enfermedad. Sin embargo, las imágenes recientes y anteriores lo desmienten. El mismo día que se hisopó fue su cumpleaños y esa jornada el ministro Martín Guzmán lo felicita en una foto que lo muestra abrazado con el presidente, ambos sin barbijo, tras un partido de pádel.

A Martín Soria, cuando asumió como ministro de Justicia, Fernández lo abrazó y le palmeó afectuosamente su cara. Nueve días antes, le dio un abrazo a Carla Vizzotti tras jurar en Salud, que se prolongó mientras ambos se retiraban del acto.

Hace casi un año lo hemos dicho aquí: “Mal ejemplo presidencial en Formosa: sin barbijo y a los abrazos”. Nos referíamos a su imprudente acto efusivo con el gobernador Gildo Insfran, exponente caudillista y tirano. También lo fue una firma de acuerdos sin protocolos covid con el mandatario riojano Ricardo Quintela. Y cómo no recordar ese acto en Villa La Angostura compartido por el presidente con tanta gente dentro de un espacio reducido, y manipulando luego un celular ajeno para sacarse una selfie popular.

El mensaje que predica con énfasis al país es claramente incongruente con sus propios desatinos sanitarios, justo en el momento de pico de casos que suponen una gran preocupación para ciudadanos y gobernantes.


Comentarios


Un presidente que evidentemente no se cuida